BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



domingo, 16 de septiembre de 2018

‘Si ha habido abusos en las inmatriculaciones persíganse, pero no deslegitiman un sistema justo’ (Gabriel Ariza)



El pasado martes La Sexta entrevistó al director de este portal para un programa especial sobre las inmatriculaciones de la Iglesia Católica. A continuación la grabación de la entrevista:

Duración 26:36 minutos


- ¿Fueron las inmatriculaciones un “regalo” de Franco a la Iglesia?

Antes de nada una aclaración. La inmatriculación no es un modo de adquirir la propiedad, sino la mera inscripción, declarativa y no constitutiva, de la titularidad sobre un bien en un registro público, cuando se hace la primera inscripción de ese bien en el registro. Aclarado ese extremo, podemos seguir hablando.

De todos modos, la Iglesia Católica, aunque no hubiera sido beneficiaria de esa particular disposiciónde la ley, podría haber acreditado, vía expediente de dominio, la posesión pacífica de ese bien durante siglos. No creo que haya debate, más allá del debate artificial creado por la izquierda anticristiana, que usará los abusos y casos extremos para hacer una enmienda a la totalidad.

- ¿Cómo interpretamos que Franco excluyera la inmatriculación de “los templos destinados al culto católico”? ¿Quería que fueran del pueblo y no de la Iglesia? 

No era más que esfuerzo del legislador de dotar de mayor agilidad al reconocimiento registral de un derecho de propiedad incuestionable desde todos los puntos de vista. En el derecho romano ya existía la prescripción adquisitiva, conocida como usucapio, en virtud de la cual la permanencia en la posesión de un bien, con carácter pacífico y continuado durante un plazo, hacía propietario al que poseía.

En ningún caso se estaba permitiendo que la Iglesia Católica se apropiara de bienes que no le pertenecían, sino sencillamente se estaba dando agilidad y seguridad jurídica a la inscripción registral, meramente declarativa, de bienes que nadie ponía en cuestión que pertenecieran a la Iglesia Católica, por supuesto respetando que cualquiera que alegara un título de mejor calidad sobre el bien pudiera oponerse a la inscripción. De este modo, la Iglesia Católica pudo inscribir en los diferentes registros de España más de 4.500 inmuebles entre templos, ermitas, casas parroquiales, iglesias y catedrales.

Además, y aunque no procede ahora abundar en ese aspecto, la citada norma se aprobó como “compensación” a la Iglesia Católica frente a la desamortización llevada a cabo en los años 30 del siglo XIX por el masón Mendizábal, el proceso mediante el cual las órdenes religiosas y las diócesis perdieron la gran mayoría de sus bienes raíces por considerarles “manos muertas”, y que pasaron a engrosar el patrimonio de los nobles y burgueses.

- ¿Cómo interpreta que Aznar permitiese inmatricular también templos?

Entiendo que en un estado confesional católico no hubiera duda sobre la titularidad de los templos, considerados “res extra commercium”, y que en los 90 se equipararan, en coherencia con la aconfesionalidad del estado, a otros bienes, y por tanto se sometieran al mismo régimen jurídico.

- ¿Todas las iglesias deben ser de la Iglesia?

Habría que ver caso a caso. En principio entiendo que la propiedad de los lugares destinados al culto, y que han sido poseídos pacíficametne durante siglos por la Iglesia debe estar fuera de toda duda razonable.

- ¿Aunque las levantara el pueblo?

¿Qué es “el pueblo”? Ni el pueblo es el ayuntamiento, ni el ayuntamiento es el pueblo. Quien las levantó no lo hizo por tener un sentido de pertenencia al municipio, sino precisamente por ser y sentirse parte de esa Iglesia. Sugiero a los que quieren arrebatar al culto las iglesias que no recurran a las intenciones de los constructores, pues entre los testimonios se encontrarán a hombres que levantaban felices una ermita, parroquia o santuario para el culto a su patrón o patrona, no para engordar el patrimonio de su corporación municipal.

Los bienes eclesiásticos, ciertamente, pertenecen al ‘pueblo’, pero no a la comunidad civil cuyo representante es el ayuntamiento, sino al pueblo de Dios, a la comunidad cristiana históricamente organizada en la parroquia y diócesis

- Tiene cierto sentido que si un templo iglesia tiene 500 años, no está a nombre de nadie y se usa para el culto, la titularidad sea de la Iglesia, ¿no?

Hombre, en todos los ordenamientos existe la prescripción adquisitiva, o usucapión. Esque aunque originariamente hubiera tenido otro propietario, la acreditación por parte de la Iglesia de haber poseído un bien pacíficamente durante siglos es título más que válido de propiedad.

- ¿Qué le parece que la Iglesia haya inmatriculado bienes que no se dedican al culto, como fincas, plazas públicas, campos de fútbol, parques…? 

El sistema de inmatriculaciones es un sistema justo, como lo son el sistema de transplantes o el de adopciones. que haya quien haya utilizado esos procedimientos o mecanismos para su propio beneficio personal no seré yo quien lo defienda, y por supuesto debe perseguirse, pero esos abusos no deslegitiman un sistema que tiene toda la legitimidad.

- ¿Qué necesidad tiene la Iglesia de poseer más cosas?

La Iglesia no tiene necesidad de poseer nada, y en esto rige el principio de subsidiariedad: Si el culto estuviera garantizado no es necesario que sea la propia Iglesia como tal la propietaria de los bienes. En absoluto. Pero la propiedad por parte de la Iglesia parece hoy por hoy la forma más segura de garantizar el culto.

- ¿De qué otros privilegios disfruta la Iglesia en España?

Me sorprende que me pregunten esto en La Sexta: Estoy seguro de que usted conoce mucho mejor que yo la respuesta.

- No pagan el IBI por edificios destinados al culto. ¿Deberían?

Están exentas del IBI TODAS las entidades sin fines lucrativos, excepto los afectos a explotaciones económicas no exentas del Impuesto sobre Sociedades.

- ¿Se cumple o tampoco lo pagan por otros inmuebles NO destinados al culto?

Le repito: No seré yo quien defienda los abusos cometidos en nombre de la Iglesia. Si hay casos concretos, persíganse, pero no deslegitiman la exención fiscal.

- Lo mismo sucede con el impuesto de construcciones y obras, el ICIO.

Le digo lo mismo.

- Hablemos de los profesores de la asignatura de Religión: elegir y gestionar el trabajo de los profesores, que se pagan con dinero público… ¿es también un privilegio? 

Permítame alejar el foco de la pregunta. No creo que el estado deba constituirse en educador de nadie, sino que deberían ser los padres los que elijan qué modelo educativo quieren para sus hijos.

- O sea que está usted en contra de la escuela pública.

Estoy en contra de la escuela en manos del estado. Creo que todo el mundo tiene derecho a elegir la educación que quiera para sus hijos, y creo que el estado tiene la obligación, en virtud del principio de subsidiariedad, de ayudar a quien no pueda pagar una educación básica. Pero creo que los colegios deben estar en manos privadas, y de este modo se evitarían muchos problemas, como por ejemplo esta pregunta que usted me hace.

- Rajoy acabó con las inmatriculaciones. ¿Cree que fue por algún tipo de ‘sensatez democrática’ o para blindar las inmatriculaciones que ya estaban hechas? 

No me siento capaz de enjuiciar la actuación de un presidente del gobierno tan calamitoso como ese señor del que usted me habla.

- ¿Qué espera de la lista de bienes inmatriculados que va a publicar próximamente el gobierno?

Efectos jurídicos ninguno, pero los españoles, lamentablemente, empezamos a acostumbrarnos a una forma de hacer política que no busca solucionar problemas de las personas, sino sembrar odio, rabia y división entre los españoles, y desenterrar fantasmas del pasado.

- ¿Cree que la lista será suficiente, insuficiente, será positivo porque reabrirá el debate, será un brindis al sol…?

Le vuelvo a decir lo mismo. Si se descubren abusos persíganse.

- ¿Todo esto sucede porque España aún no ha conseguido ser verdaderamente un estado aconfesional?

Que no, que no. que no se líe. Estamos hablando de cosas jurídicamente razonables y lógicas para quien no se aproxima a ellas desde una ideología totalitaria.

- Que se publique una lista que demuestre que la Iglesia ha puesto a su nombre parques, garajes, murallas, plazas… ¿no deja por los suelos su imagen, ya metidos en plenos siglo XXI?

La Iglesia no es una agencia de márketing. Si se han cometido abusos en su nombre, los católicos estamos más que interesados en que se persigan y se enjuicie a los culpables.

- ¿Cómo solucionamos este asunto? ¿Lo dejamos como está? ¿Desinmatriculamos todo? ¿Cambiamos la ley…?

O tratamos de entender, en un análisis desideologizado, las razones de un sistema justo, lógico y que ofrece absolutas garantías de seguridad jurídica.

El Vaticano cede ante Pekín para lograr su reconocimiento (Carlos Esteban)



Revela el Wall Street Journal el inminente acuerdo entre Roma y las autoridades comunistas chinas. Pekín reconocerá al Vaticano, a cambio de que éste reconozca a obispos excomulgados de la cismática Iglesia Patriótica. Mientras, las autoridades chinas bloquean el acceso a Vatican News por Internet.

Se trata de un acuerdo que deja desolados a los fieles chinos leales a Roma, que durante décadas han sufrido persecución, discriminación y martirio por no ceder e integrarse en la falsa iglesia católica creada y controlada por el Partido Comunista, la Iglesia Patriótica China (IPC). Roma, que en su día condenó esta farsa, excomulgando a sus prelados, aceptará ahora como válidas sus ‘órdenes’, forzando a abdicar al menos a siete obispos que se han mantenido fieles.

El Vaticano lleva tiempo gestando este acuerdo, del que hemos hablado en otras ocasiones en estas mismas páginas, bajo la dirección de Parolin y usando con discreción los servicios de altos jerarcas de la Iglesia.

Curiosamente, uno de los mayores entusiastas del acuerdo que está a punto de anunciarse fue el defenestrado Theodore McCarrick, en aquellos tiempos en los que Francisco hacía abundante uso de sus servicios como diplomático, ignorando el retiro al que supuestamente le habría relegado su predecesor, Benedicto XVI.

McCarrick llegó a dar conferencias en Washington una década atrás urgiendo al Vaticano a reconocer la IPC, para asombro de quienes le escuchaban. Parece que ahora el Vaticano ha atendido su sugerencia.

El acuerdo obligaría a Pekín a reconocer al Papa como cabeza de los católicos de China a cambio del reconocimiento del Vaticano de los obispos chinos excomulgados. Siete obispos de la IPC, nombrados por el Partido Comunista al margen de Roma, deberán ser reconocidos como prelados de la Iglesia Católica.

Es un pacto que no solo fuerza a Roma a llamar obispos a cismáticos nombrados a dedos por funcionarios comunistas, sino que se ha alcanzado con no poco dolor. Durante las difíciles negociaciones, el gobierno de Pekín, lejos de suavizar su persecución de católicos, la ha incrementado sensiblemente, así como la demolición de templos católicos y la retirada de símbolos religiosos.

Incluso se ha llegado a la paradoja esta misma semana de que Pekin haya bloqueado para sus súbditos el acceso por Internet a varias publicaciones más o menos directamente dependientes del Vaticano, como Vatican News.

El diario británico The Telegraph ha estado con un grupo de católicos chinos para pulsar su reacción, que ha sido unánimemente de absoluta desolación. “Es posible que Roma nos traicione”, comenta al diario el padre Dong Baolu, rodeado de sus feligreses en Shijiazhuang, en la provincia de Hebei. “Si sucede, renunciaré. No me uniré a una Iglesia controlada por el Partido Comunista”.

Carlos Esteban

Consejos vendo, que para mí no tengo (José Martí) (3) El Nuevo Orden Mundial y el verdadero Progreso


Es preciso orar en todo momento y no desfallecer (Lc 18, 1)


Teniendo en cuenta que el uso de la recta razón es imprescindible para el «posible» encuentro con la verdad, me propongo hacer uso de ella. Y confío en que Dios me ilumine, para no decir nada que se desvíe de este propósito; pues si la razón no se deja iluminar por la fe, entonces se sale de su cometido y se caen en auténticos despropósitos, que es lo que está ocurriendo hoy en día, a saber: el desmoronamiento de la razón como consecuencia del alejamiento y del rechazo de Dios. 

En el mundo de las comunicaciones, especialmente de Internet,  hay que llevar especial cuidado y realizar una selección de aquellas páginas web que merezcan toda la confianza posible y que estén en conformidad con la Tradición de la Iglesia, desechando todas aquellas otras que la contradicen. 

Luchar contra la Tradición de la Iglesia de dos mil años de historia es luchar contra su Fundador. Tal pretensión, de cambiar la Iglesia por otra distinta a la Iglesia fundada por Jesucristo, está condenada al fracaso ... por más que casi todos los mass media y mucha gente «infiltrada» dentro de la Iglesia, que aparecen como pastores y son lobos, en realidad, estén continuamente machacando y engañando a la gente, con sus mentiras, cada una mayor que la anterior. Pero, en honor a la verdad, es preciso admitir que es el Príncipe de este mundo quien está ganando la batalla ... por el momento. Cierto que aquellos que tengan buena voluntad no se dejarán engañar ... pero esto no quita para que seamos conscientes de que la prueba por la que está atravesando hoy la Iglesia es -con mucho- la peor de todas cuantas ha pasado, debido -entre otras cosas- a que ha estado encubierta y no se ha manifestado abiertamente. 

En realidad, habría que remontarse a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta del siglo XX, sólo que ahora el proceso de destrucción de la Iglesia se ha acelerado, en el Pontificado de Francisco, y está llegando a su clímax. Lo que hoy está ocurriendo es algo que ya se veía venir. Y muchos ya lo anunciaron en su día. Pero no se les hizo caso: el cardenales Ottaviani, por ejemplo.  Lo que está sucediendo no ha surgido de repente, sino que se ha estado fraguando durante bastante tiempo, como digo. 

Concretamente,  en la «apertura» del Concilio Vaticano II al mundo lo que se produjo -realmente- fue una « entrada del mundo»  en la Iglesia, de modo que ésta se ha ido separando paulatinamente de sus orígenes ... sin negar ningún dogma, de modo explícito, pero no hablando de la Doctrina y quedando la Religión católica, de hecho, reducida a algo cada vez más parecido al protestantismo, y a una especie de ONG, de carácter casi exclusivamente humano, sin tener en cuenta lo esencial del catolicismo, que es su aspecto sobrenatural: sin éste no tendría sentido la vida de un cristiano. 

Cierto que no ha sido así en todos los lugares del mundo ... Siempre ha habido -y lo hay- un resto que ha permanecido -y permanece- fiel ... pero este resto ha tenido que luchar con todas sus fuerzas, contra el mundo -por supuesto- y también contra muchos miembros de la Jerarquía que, en teoría, deberían de haberles animado cuando, de hecho, les han hecho la vida imposible ... y se la siguen haciendo ... lo cual es particularmente cierto en el caso de los sacerdotes fieles a la Iglesia de toda la vida, la única Iglesia verdadera, los cuales lo tienen muy difícil y no les queda otra salida que la de poner su confianza exclusivamente en Dios. Esto vale también para los seglares, que somos más; y que tenemos que apoyarlos con nuestras oraciones fervientes -y confiadas- a Dios y a la Virgen María, nuestra Madre.

Con la excusa, sincera o no, de acercarse más al mundo para transmitirle el Mensaje de Jesús, se introdujeron una serie de «cambios» en algunos de los documentos del Concilio Vaticano II ... a raíz de los cuales se ha ido vaciando de contenido el Evangelio, durante ya más de tres generaciones, de modo que los «cristianos» de hoy (me refiero a los católicos, lógicamente) conocen muy poco la grandeza de su fe; diría que la mayoría desconocen su fe por completo. Y esto es muy grave.

Se ha hecho hincapié en la «antropología», mal entendida, en un intento de comprender mejor al hombre, al ser humano ... pero esto es imposible si dicha tarea se realiza con olvido del hombre Cristo-Jesús, quien encarna a la perfección la idea de lo que significa ser un hombre. 

Jesucristo es el modelo a seguir para todas las personas que quieran «progresar» en su vida y ser, en verdad, felices ... con una felicidad que el mundo no conoce. Todo PROGRESO sólo es tal en tanto en cuanto nos acerca al conocimiento y al amor a Jesucristo

Según esta lógica, que es verdadera, todo aquél que use su razón de modo inapropiado, es decir, alejándose de la verdad (en la cual no cree), ese tal, aunque presuma de «progreso» y de «avanzado» y de «estar con los tiempos modernos», en realidad, está produciendo en su vida un auténtico RETROCESO  a etapas prehistóricas, ya superadas y muy alejadas del AVANCE que se produjo con la venida de Jesús a este mundo. 

El «progre» no ama el verdadero Progreso, ni ama la verdad. Al «progre» le importa un pimiento si algo es o no es verdad, puesto que se guía por ideologías. Y esto que antes era lo propio del socialismo y del marxismo, como lo sigue siendo también hoy, se ha ido extendiendo por todas las capas de la sociedad, a nivel planetario, de modo que cualquiera que no piense hoy según el llamado «pensamiento político correcto» es rechazado, sin ningún tipo de argumentaciones. 

Todos tienen que estar sometidos a ese «Nuevo Orden Mundial» que amenaza con destruir la libertad  de las personas, haciendo de ellas simples medios -impersonales y sin derechos- pues sólo cuenta la adhesión a la moda reinante -e ideológica- del momento. Antes era «adhesión a Hitler o a Lenin y Stalin», «adhesión al Sistema o a las consignas del Partido», que eran sagradas. Hoy es «adhesión a todo cuanto sea anticatólico», bien sean los Gobiernos de izquierdas o de falsas derechas, bien sean los medios de comunicación, comprados, la mayoría de ellos, por personas de grandes recursos económicos y de  ideología masónica y anticatólica, etc. 

De ahí que se encuentre por doquier y como pensamiento indiscutible, ideologías perniciosas y llevadas, incluso, a la categoría de ley, como, por poner un ejemplo, el derecho al aborto; es decir, el derecho a asesinar impunemente, a niños no nacidos, indefensos e inocentes, cuyo único delito es haber sido concebidos sin el deseo de sus padres, que es lo único que importa.

Prohibido discrepar, prohibido pensar, si este pensamiento y este «discernimiento» lleva a una conclusión que contradice las ideas reinantes y «anticatólicas» que hay en la actualidad, que son «intocables» y por las cuales deben regirse todos ... y esto a nivel mundial.  El objetivo, como vemos, es una especie de «religión universal» , con unas ideas fabricadas por el propio ser humano que se ha atribuido a sí mismo el « ser dios en lugar de Dios», unas ideas que son un mero producto de su imaginación febril, que sólo busca el dominio y el Poder sobre los demás y no el bien común.

Siempre ha habido tiranos a lo largo de la historia, pero no en todos los casos. Ha habido épocas florecientes, basadas en las leyes divinas y en la Ley Natural, que han producido auténticos progresos en la Humanidad, progresos que llegan todavía hasta nosotros. Es, por ejemplo, el caso de la Edad Media, de los siglos XII y XIII, una época a la que se le ha dado el nombre de «época oscura» cuando, de hecho, fue la más luminosa o una de las más luminosas,  porque tenía en Dios su fundamento ... independientemente de que, como ocurre siempre, haya habido personas que han deshonrado su nombre de cristianos ... y es, precisamente, a causa de ellos, que muchos han calumniado y han querido cambiar  la Historia, como está ocurriendo hoy en España con la famosa y desconcertante «Ley de Memoria Histórica» , cuyo nombre, en el futuro, pasará a llamarse «Ley de Mentira Histórica»

Si nos situamos en el siglo XX, en el caso del marxismo este totalitarismo se llamaba «Dictadura del proletariado». Ahora en día habría que hablar de «dictadura progre» que coincide con lo que los medios han dado en llamar «lo políticamente correcto». No deja de ser curioso, y preocupante, la facilidad con la que las personas suelen dejarse «comer el coco» por lo que dicen los mass media (prensa, televisión, internet, etc.) siendo así que, prácticamente todos,  están manipulados y con una clara intención anticatólica ... Se está llegando así a convertir en «normales» lo que son, y siempre han sido, auténticas aberraciones, contrarias a la Ley Natural y al Derecho Natural. 

Hoy en día, por ejemplo, desde el Gobierno, se quiere imponer la idea de que las cosas no son lo que son en sí mismas, por su propia naturaleza. Y más que las cosas todavía: las personas humanas. Según la llamada «Ideología de género» ni el hombre es hombre ni la mujer es mujer: cada uno es lo que «siente» que es, pudiendo -incluso- cambiar de «gustos» en cualquier momento y volver a lo que antes era. Esto es el «producto» del uso de la «razón» del hombre contemporáneo: 

Sinceramente: ¿Se puede llamar RAZÓN a este modo «progre» de «pensar» que no ama la verdad de las cosas, y que es, por lo tanto, anticientífico,  aunque presuma de lo contrario, encima de todo? Además, por si fuera poco,  pretende IMPONER, por la fuerza de la «ley» esa ideología aberrante y antinatural en los colegios, como si se tratase de algo científico, verdadero y auténticamente educativo. Y, para más INRI, esto lo hace en contra de la voluntad de los padres, a quienes se les quiere quitar la patria potestad, idea propia de los regímenes totalitarios, que son siempre -o casi siempre- de tinte socialista:  el Comunismo, por supuesto (esto no creo que nadie pueda discutirlo, si es que no ha perdido todavía la capacidad de pensar, a menos que sea obtuso: pensemos en Stalin y Lenin así como en Castro, Chávez, Maduro, etc... ) pero es que el nazismo y el fascismo,  contra lo que muchos piensan, son también socialistas. En el caso de nazismo está claro: Nazismo es una abreviatura de Nacional Socialismo. Al igual que PSOE significa Partido Socialista Obrero Español, el Nazismo era el PNSOA (Partido Nacional Socialista Obrero Alemán). 

« Socialista, comunista,  nazista ...»  vienen -en el fondo- a ser lo mismo. Por supuesto, todos ellos totalitarios y enemigos de la libertad. Incluso «fascista», que  proviene del movimiento de Benito Mussolini (1883-1945), quien comenzó perteneciendo al Partido Socialista Italiano (PSI). Cierto que luego fue expulsado, en 1914 ... pero posteriormente pactó con Hitler (Nacional Socialista)  el llamado pacto de acero. De todos modos, el fascismo, como tal, surgió y murió con Benito Mussolini. Hablar hoy de «fascista» o, de modo despectivo, de «facha» son expresiones que, en realidad, no significan nada, puesto que no existe ya el fascismo. No así el caso del socialismo y del comunismo, que siguen ahí.

Continuará