BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



martes, 31 de agosto de 2021

El documental sin censura sobre la verdad de la pandemia

 ODYSEE

Duración 18 minutos

https://odysee.com/@roko:c/SIN-CENSURA-SOBRE-LA-VERDAD:7?&sunset=lbrytv

Michael Fiedrowicz en Traditionis Custodes. "Ni siquiera saben lo que se les ha quitado": "Es una reminiscencia de 1984 de George Orwell"

“Ni siquiera saben lo que se les ha quitado”
Prof. Dr. Michael Fiedrowicz


Tomo de Rorate Caeli , en nuestra traducción, un artículo del Prof. Dr. Michael Fiedrowicz, experto en historia y liturgia de la iglesia y autor de un excelente libro académico sobre la Misa antigua: " La Misa Tradicional: Historia, Forma y Teología de la Clásico del Rito Romano ”(Angelico Press, 2020). Este artículo apareció primero en el “ IK-Nachrichten ” de la asociación Pro Sancta Ecclesia y luego el 30 de agosto en CNA-Deutsch . El profesor Fiedrowicz enseña Patrología y Arqueología Cristiana en la Facultad de Teología de Trier, Cátedra de Historia de la Iglesia Antigua. Es sacerdote de la archidiócesis de Berlín. Aquí el índice de los precedentes y correlaciona.Lex orandi - lex credendi
____________________________________

Cancelación, damnatio memoriae

El 16 de julio de 2021, fiesta de Nuestra Señora del Carmen, se promulgó la Exhortación Apostólica en forma de Motu proprio Traditionis custodes sobre el uso de la liturgia romana antes de la reforma de 1970. 

El artículo 1 dice: "Los libros litúrgicos promulgados por los Papas San Pablo VI y San Juan Pablo II de conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II son la única expresión ( la única expresión ) de la lex orandi del rito romano ".

Para apreciar todas las implicaciones de esta disposición, es necesario saber que el término lex orandi - la ley o regla de la oración - es parte de una fórmula más amplia acuñada en el siglo quinto. El monje latino (galo) Prospero de Aquitania, entre 435 y 442, formuló el principio: "para que la regla de la oración determine la regla de la fe" ( ut legem credendi lex statuat supplicandi ). De fondo había una controversia teológica sobre la gracia. La pregunta era si el primer comienzo de la fe ( initium fidei) procedía también de la gracia de Dios o sólo de la decisión del hombre. Se refirió a la oración de intercesión y acción de gracias de la Iglesia, significativa para la doctrina de la gracia: "Pero tengamos también en cuenta los misterios de la oración sacerdotal, que, transmitida por los apóstoles, se ofrece solemnemente de manera uniforme en todo el mundo y en todo el mundo. toda la Iglesia Católica, de modo que la regla de la oración determina la regla de la fe "( indiculus8). Prospero luego enumera varias solicitudes hechas por la Iglesia en sus oraciones oficiales y deduce la necesidad de la gracia divina, ya que de lo contrario la solicitud y la acción de gracias de la Iglesia serían inútiles y sin sentido. Para Próspero, por tanto, la fe de la Iglesia se manifiesta en la oración de la Iglesia, de modo que la oración oficial de la Iglesia es la vara con la que se debe leer la fe de la Iglesia.

Su maestro, Agustín, ya había desarrollado la idea de que la oración de la Iglesia da testimonio de su fe y la hace reconocible. 

El principio lex orandi - lex credendi era ahora parte del entendimiento básico de la doctrina católica. La liturgia, como la Escritura y la Tradición, es un locus theologicus , un lugar de exposición, una fuente de conocimiento y un testimonio de lo que cree la Iglesia. El Papa Pío XII definió la liturgia como "un fiel reflejo de la doctrina transmitida por nuestros antepasados ​​y creída por el pueblo cristiano" (Carta encíclica Ad Coeli Reginam , 1954). Asimismo, subrayó, "la liturgia en su conjunto, por tanto, contiene la fe católica en la medida en que da testimonio público de la fe de la Iglesia" (Encíclica Mediator Dei , 1947).

¿La única expresión de todos los elementos del Rito Romano?

El Papa Francisco, sin embargo, define ahora, o más bien reduce, la liturgia del rito romano a lo expresado en los libros litúrgicos promulgados por Pablo VI y Juan Pablo II. Estos libros son "la única expresión de la lex orandi del rito romano". Si se toma el significado original [es decir, literalmente] de la terminología usada aquí, entonces la lex credendi - lo que se debe creer - también debe tomarse de esos libros solamente. ¿Pero es realmente cierto? ¿Son estos libros realmente los únicos suficientes para poder deducir de ellos la fe católica?

Ciertamente, la carta papal que acompaña al motu proprio sugiere que todos los elementos esenciales del rito romano antes de la reforma litúrgica también se encuentran en el misal de Pablo VI: "Quien desee celebrar con devoción según la forma litúrgica antecedente, encontrará difícil encontramos en el misal romano reformado según la mente del Concilio Vaticano II todos los elementos del rito romano, en particular el canon romano, que constituye uno de los elementos más característicos ”. 

Dejando de lado la experiencia de la práctica litúrgica, donde el Canon Romano casi nunca se usa en el Novus Ordo- ni en las funciones parroquiales, ni en las iglesias episcopales, ni en las liturgias papales - debemos preguntarnos si "todos los elementos del rito romano" se encuentran realmente en los nuevos libros litúrgicos. Sólo quienes consideren obsoleto mucho de lo que ha caracterizado el rito romano durante siglos y constituido su riqueza teológico-espiritual pueden responder afirmativamente a esta pregunta, como es evidentemente el caso del Papa Francisco.

Reforma litúrgica: damnatio memoriae

Esto incluiría cualquier cosa que haya sido erradicada por las fuerzas impulsoras de la reforma litúrgica, ya sea para acomodar a los protestantes en un esfuerzo ecuménico engañoso o para satisfacer la supuesta mentalidad del "hombre moderno".

Para citar algunos ejemplos: En la jerarquía litúrgica las fiestas de los santos fueron abolidas o degradadas. Las oraciones del ofertorio con la idea clara e inequívoca del sacrificio fueron reemplazadas por una oración de bendición en la mesa judía. El Dies Irae , la conmovedora representación del Juicio Final, ya no se toleraba en la Misa de Réquiem . Se ha omitido la advertencia del apóstol Pablo en la epístola del Jueves Santo de que quien comulga indignamente come y bebe su condenación (1 Corintios 11:27). Las Oraciones: esas "joyas más hermosas del tesoro litúrgico de la Iglesia" (Dom Gérard Calvet OSB), que se encuentran entre los componentes más antiguos de su herencia espiritual y están completamente imbuidas de dogma, constituyen prácticamente un 'en pocas palabras, expresando la fe católica de forma plena y concisa ... Sólo los discursos del rito clásico, de los que sólo una parte muy pequeña ha sido incorporada sin modificaciones en el Misal de Pablo VI, contienen y conservan numerosas ideas que han debilitado o desaparecido por completo en versiones posteriores modificadas, pero que pertenecen indisolublemente a la fe católica: desprendimiento de los bienes terrenales y nostalgia de lo eterno; la lucha contra la herejía y el cisma; la conversión de los no creyentes; la necesidad de volver a la Iglesia católica y a la verdad genuina; méritos, milagros, apariciones de los santos; la ira de Dios contra el pecado y la posibilidad de la condenación eterna. Todos estos aspectos están profundamente arraigados en el mensaje bíblico y han moldeado inequívocamente la piedad católica durante casi dos milenios.

Sin embargo, además de estos cambios directos en el propio rito romano, no deben olvidarse los otros aspectos concomitantes que revelan una concepción básica profundamente cambiada de la Santa Misa [una síntesis aquí ]: preciosos altares altos destruidos, reemplazados por tablas; vestimentas preciosas quemadas o vendidas; “ Tinnef y Trevira ” (M. Mosebach) hicieron su entrada, [1] el canto gregoriano y el latín sagrado fueron prohibidos en la liturgia

El enfoque de la reforma litúrgica recuerda en parte a la damnatio memoriae en la antigua Roma, el borrado de la memoria de gobernantes indeseados. Se borraron sus nombres en los arcos triunfales, se fusionaron las monedas con sus imágenes. Ya nada debería recordarnos. Todos los cambios que realmente ocurrieron en el curso de las reformas litúrgicas se asemejan inequívocamente a una damnatio memoriae , un borrado deliberado de la memoria de la liturgia católica tradicional. [ver los efectos subrayados de Michael Davies aquí ]

Paralelos en el siglo IV

En la historia de la Iglesia ha habido varias veces situaciones similares. A mediados del siglo IV se negó la divinidad de Cristo y la del Espíritu Santo: el Hijo y el Espíritu eran sólo criaturas de Dios. Los obispados y las iglesias estaban en gran parte en manos de herejes arrios. Los que permanecieron ortodoxos se reunieron en lugares remotos para adorar. En 372, el obispo Basilio de Cesarea dio una descripción conmovedora de la situación:
Se desprecian las enseñanzas de los padres, se ignoran las tradiciones apostólicas y las iglesias están llenas de las invenciones de los innovadores. Los pastores han sido cazados y en su lugar traen lobos rapaces para despedazar el rebaño de Cristo. Los lugares de oración son abandonados por los que allí se reunieron, los páramos están llenos de gente que llora. Los ancianos se quejan al comparar el pasado con el presente; Los jóvenes son aún más dignos de lástima porque ni siquiera saben lo que se les ha quitado. ( Epístula 9: 2)
Indudablemente, estas palabras del siglo IV también se aplican a las generaciones nacidas después del Concilio: hace mucho tiempo que ni siquiera saben lo que se les ha quitado, porque sólo conocen el aspecto actual de la Iglesia.

¿Dos expresiones o una?

El Papa Benedicto XVI, con el motu proprio Summorum Pontificum del 7 de julio de 2007, ha vuelto a hacer accesibles los tesoros del inmaculado depósito de la fe de la Iglesia, para que las generaciones más jóvenes puedan ahora conocer y testimoniar con su propia experiencia lo que originalmente fue suyo. El entonces pontífice habló de "dos expresiones de la lex orandi de la Iglesia", la expresión ordinaria ( ordinaria expressio ) que se encuentra en el Misal promulgado por Pablo VI, y la expresión extraordinaria ( extraordinaria expressio ) que se encuentra en el Misal Romano reeditado de San Pío V y Juan XXIII (SP, art. 1) [sobre las “dos formas” ver]. 

En su motu proprio más reciente, el Papa Francisco, en la elección de palabras y la estructura de la oración, se refiere directamente a este pasaje (expresión de la ' lex orandi '), pero se opone diametralmente a él, determinando ahora solo un " forma expresiva "( La única expresión ) de la lex orandi válida (TC, art. 1).

Pero, ¿qué importancia puede seguir cobrando la forma tradicional de la liturgia para la conciencia de fe de la Iglesia? Si el motu proprio reciente y la carta adjunta dejan claro de inmediato que el objetivo real a medio o largo plazo es la destrucción total de la liturgia tradicional, y que por el momento todavía se concede un período de gracia con restricciones drásticas que apuntan estrictamente a evitar cualquier posibilidad de su expansión adicional, entonces, si la resistencia decisiva no se materializa, el lamento de Basilio el Grande sobre el destino de la generación más joven de su tiempo resonará una vez más con renovada fuerza: fuera".

Salvar a la novia de Cristo de la amnesia

Las nuevas regulaciones promulgadas recuerdan inquietantemente lo que el autor George Orwell describió como una visión sombría del futuro en su novela de 1948 1984 ... Está la dictadura de un partido, que gobierna en un estado totalitario: "El Gran Hermano te está mirando". 

En este estado hay varios ministerios. El Ministerio de la Paz prepara guerras. El Ministerio de la Abundancia gestiona la economía socialista de escasez. No se menciona un Ministerio de Salud, pero hay un Ministerio de la Verdad, que difunde la propaganda oficial de la mentira: el partido siempre tiene la razón. Para que esto suceda, todos los recuerdos del pasado deben borrarse. Las comparaciones ya no deben ser posibles; todo debe parecer sin alternativas. El Ministerio de la Verdad se compromete a cambiar todo lo que recuerda el pasado y podría hacer posible ese enfrentamiento. 

Orwell escribe:
Ya no sabemos casi literalmente nada sobre la Revolución y los años previos a la Revolución. Cada documento ha sido destruido o falsificado, cada libro ha sido reescrito, cada pintura ha sido repintada, cada estatua, calle y edificio ha sido renombrado, cada fecha ha sido alterada. [2]
Asociar las palabras de Orwell con el reciente Concilio no parece ilegítimo, ya que el Vaticano II ha sido ampliamente celebrado como una "revolución de la Iglesia desde arriba". La situación paradójica se presenta así: para que la Esposa de Cristo, la Iglesia, se salve de la amnesia, de la pérdida de la memoria, los católicos fieles a la tradición ahora tendrán que demostrar que son contrarrevolucionarios, los fieles conservadores tendrán que asumir el papel de los rebeldes, para finalmente ser ellos mismos, ante el juicio de la historia y sobre todo ante los ojos de Dios, los verdaderos y únicos tradizionis custodes , custodios de la tradición, que verdaderamente merecen este nombre.

[Traducción de la Iglesia y postconcilio]
________________________
[1] " Tinnef " significa artículos hechos de plástico reciclado. “ Trevira ” es un tipo de tejido de poliéster.
[2] Signet Classics Edition , pág. 155.

DR. MERCOLA: ¿QUÉ SUCEDE DENTRO DEL CUERPO DESPUÉS DE RECIBIR LA VACUNA ANTICOVID?

 MENTE ALTERNATIVA


HISTORIA EN BREVE

El Dr. Charles Hoffe, un médico de cabecera en Canadá, les dijo a los funcionarios de salud que sus pacientes sufrían efectos adversos de las vacunas de ARNm antiCOVID-19.

Hoffe fue acusado de causar “indecisión con respecto a las vacunas” y las autoridades sanitarias locales lo amenazaron con denunciarlo ante el organismo encargado de la concesión de licencias.

La proteína espiga en la vacuna puede desarrollar múltiples y diminutos coágulos de sangre, ya que se adjunta a la pared celular de su endotelio vascular; se supone que estas células son suaves para que la sangre uya sin problemas, pero el nombre de la proteína espiga indica que tiene “partes puntiagudas que sobresalen”.

Hoffe realizó la prueba del dímero D en sus pacientes para detectar la posible presencia de coágulos de sangre entre cuatro y siete días después de recibir la vacuna antiCOVID- 19, y, por desgracia, el 62 % tiene evidencia de coágulos.

La perspectiva a largo plazo es muy desalentadora, dijo Hoffe, porque con cada dosis se agregará más daño a medida que se dañen más los vasos sanguíneos.

El Dr. Charles Hoffe, un médico de cabecera en Canadá, le escribió a la Dra. Bonnie Henry, ocial de salud provincial de la provincia de Columbia Británica, en abril de 2021 para presentarle serias preocupaciones sobre las vacunas antiCOVID-19. Uno de sus pacientes murió después de la vacuna y otros seis tuvieron efectos adversos. Aunque en su pequeña ciudad no había casos de COVID-19, Hoffe dijo que la vacuna causaba daños graves y creía que “era más peligrosa que el COVID-19”. (1)

A raíz de su denuncia, Hoffe fue acusado de causar “indecisión con respecto a las vacunas” y las autoridades sanitarias locales amenazaron con denunciarlo ante el organismo encargado de la concesión de licencias: el Colegio de Médicos y Cirujanos de Columbia Británica. Las autoridades de salud del gobierno también le dijeron que no podía decir nada malo sobre la vacuna antiCOVID-19, (2) pero los problemas que veía Hoffe lo obligaron a hablar de todos modos.

La formación de coágulos de sangre con las vacunas de ARNm es ‘inevitable’

Hoffe explica cómo las vacunas de ARNm antiCOVID-19 pueden afectar su cuerpo a nivel celular. (3) En cada dosis de la vacuna de Moderna antiCOVID-19 hay 40 billones de moléculas de ARN mensajero (ARNm).

Cada “paquete” de ARNm está diseñado para que su célula lo absorba, pero solo el 25 % permanece en el brazo en el que le aplicaron la vacuna. El otro 75 %, dice Hoffe, lo recolecta su sistema linfático y lo distribuye. Las células donde se absorbe el ARNm son las que se encuentran alrededor de los vasos sanguíneos, la red capilar, que son los vasos sanguíneos más pequeños de su cuerpo.

Cuando el ARNm se absorbe en el endotelio vascular (el revestimiento interno de los vasos sanguíneos), los “paquetes” se abren y se liberan los genes. Cada gen puede producir muchas proteínas espiga de COVID-19 y su cuerpo empieza a fabricar miles de millones de estas proteínas.

Su cuerpo reconoce la proteína espiga como extraña, por lo que comienza a fabricar anticuerpos para protegerlo contra el COVID-19, al menos en términos teóricos. Pero existe un problema. En un coronavirus, la proteína espiga se convierte en parte de la cápsula viral, dice Hoffe, pero cuando recibe la vacuna, “no está en un virus, está en sus células”. La proteína espiga a su vez puede desarrollar coágulos de sangre: (4)

“Por lo tanto, se convierte en parte de la pared celular de su endotelio vascular, lo que signica que estas células, que recubren sus vasos sanguíneos y que se supone que son suaves para que la sangre uya sin problemas, ahora tienen estas pequeñas partes puntiagudas que sobresalen.

Por lo tanto, es inevitable que se formen coágulos de sangre, porque las plaquetas de la sangre circulan por los vasos y el propósito de las plaquetas de la sangre es detectar un vaso dañado y bloquear ese daño cuando comienza a sangrar. Entonces, cuando una plaqueta pasa a través de un vaso sanguíneo y de repente golpea todas las proteínas espiga del COVID que sobresalen en el interior del vaso, se formarán coágulos de sangre para bloquear ese vaso. Así es como funcionan las plaquetas”.

El 62 % de los pacientes que acaban de recibir la vacuna tienen evidencia de coágulos

Hoffe habló con el Dr. Sucharit Bhakdi, microbiólogo y especialista en inmunología y enfermedades infecciosas que, junto con otros médicos y cientícos, formaron el grupo denominado Doctors for COVID Ethics. Bhakdi también advirtió que la proteína espiga del SARS-CoV-2 se une al receptor ACE2 en las plaquetas. (5)

La activación posterior de las plaquetas puede causar coagulación intravascular diseminada (CID), es decir, una estimulación patológica excesiva en su sistema que provoca coágulos sanguíneos anormales, así como trombocitopenia (baja cantidad de plaquetas) y hemorragia.

Aunque algunos de los coágulos de sangre que están relacionados con las vacunas antiCOVID-19 poseen el tamaño adecuado para aparecer en las resonancias magnéticas y en las tomografías computarizadas, Hoffe arma que los coágulos a los que él se reere son microscópicos y están dispersos por toda la red capilar, por lo que no aparecerán en ningún escaneo.

La única forma de saber si este mecanismo predecible de coagulación ocurre, es con una prueba llamada Dímero D. El dímero D es un fragmento de proteína que produce el cuerpo cuando se disuelve un coágulo de sangre. Por lo general, es indetectable o está presente solo en niveles muy bajos, pero su nivel puede aumentar cuando el cuerpo forma y descompone coágulos de sangre. (6)

De acuerdo con Bhakdi: “Ahora, varios médicos alemanes midieron los dímeros D en la sangre de los pacientes antes y días después de la vacuna, y con respecto a los síntomas, acaban de descubrir que la formación de coágulos es un evento muy común con todas las vacunas”. (7)

Hoffe realizó la prueba del dímero D en sus pacientes entre cuatro y siete días después de que recibieron la vacuna antiCOVID-19, y descubrió que el 62 % tiene evidencia de coagulación. (8) Mientras todavía trata de obtener más información, Hoffe armó lo siguiente: (9)

“Signica que estos coágulos de sangre no son raros. La mayoría de las personas tienen coágulos de sangre y ni siquiera tienen idea de que los tienen. Lo más alarmante de esto es que hay algunas partes del cuerpo, como su corazón, cerebro, médula espinal y pulmones, que no se pueden regenerar. Cuando los vasos bloqueados dañan esos tejidos, se dañan de forma permanente”.


‘Lo peor está por venir’

Como explicó Bhakdi, después de la vacuna es posible que se genere una gran cantidad de coágulos de sangre en todo el sistema vascular, lo que provoca que su sistema de coagulación se agote y, por consiguiente, una hemorragia. (10) Hoffe ahora tiene pacientes que se quedan sin aliento mucho más fácil que antes porque “ya obstruyeron miles de pequeños vasos sanguíneos en sus pulmones”. Este es solo el primer problema, ya que puede provocar daños permanentes más importantes. Sobre esto, Hoffe señaló lo siguiente: (11)

“Lo aterrador de esto no es solo que estas personas tienen dicultad para respirar y no pueden hacer lo que solían hacer. Una vez que bloquea una cantidad signicativa de vasos sanguíneos en sus pulmones, su corazón bombeará contra una resistencia mucho mayor para tratar de hacer que la sangre llegue a sus pulmones”.

El resultado final puede ser hipertensión de la arteria pulmonar, que es básicamente presión arterial alta en los pulmones, porque la sangre no puede pasar debido a que los vasos están bloqueados. “Las personas con esta condición, por lo general mueren de insuficiencia cardíaca del lado derecho dentro de los tres años”, dijo Hoffe. “Así que la gran preocupación sobre este mecanismo de lesión es que estas vacunas causan daños permanentes y lo peor está por venir”. (12)

Mientras que algunos tejidos, como el hígado y los riñones, pueden regenerarse, otros, como el corazón, no pueden. Ya se observó un mayor riesgo de miocarditis o inamación del músculo cardíaco, entre los hombres jóvenes que reciben una vacuna de ARNm antiCOVID-19. (13) “Tienen corazones dañados para siempre”, explicó Hoffe, y agregó: (14)

“No importa lo leve que sea, no podrán hacer lo que solían hacer porque el músculo cardíaco no se regenera. La perspectiva a largo plazo es muy desalentadora, y con cada dosis agregará más daño. El daño es acumulativo porque de forma progresiva se dañan más los vasos sanguíneos”.

Debido al riesgo de formación de coágulos de sangre en los vasos, Bhakdi llegó a decir que administrar la vacuna antiCOVID-19 a los niños es un delito: “No se la aplique a los niños, ya que no tienen absolutamente ninguna posibilidad de defenderse; si se la aplica a su hijo, está cometiendo un delito”. (15)

La proteína espiga daña las células humanas

El agente causal clave que causa el daño de las vacunas antiCOVID-19 parece ser la proteína espiga. Cientícos de la Universidad de California en San Diego crearon un pseudo virus, o una célula rodeada por proteínas espiga que no contenían virus. (16)

Los investigadores administraron el pseudovirus en los pulmones con un modelo animal y descubrieron que no era necesario el virus para crear daño. En cambio, la proteína espiga fue suciente para causar inamación, daño a las células endoteliales vasculares e inhibió la función mitocondrial.

El Dr. Robert Malone, inventor de la tecnología para la plataforma central de las vacunas de ARNm y ADN, (17) también habló sobre los peligros de la proteína espiga ke que se utilizan en las vacunas antiCOVID-19.

En su forma nativa en el SARS-CoV-2, la proteína espiga es responsable de las patologías de la infección viral, y en su forma salvaje se sabe que abre la barrera hematoencefálica, causa daño celular (citotoxicidad) y, segun Malone, “está activo en la manipulación de la biología de las células que recubren el interior de los vasos sanguíneos: las células endoteliales vasculares, en parte a través de su interacción con la ACE2, que controla la contracción de los vasos sanguíneos, la presión arterial y otras cosas”. (18) Bhakdi también describió esto como “una situación desastrosa” que prepara el camino para la coagulación: (19)

“Esta es una situación desastrosa, ya que la proteína espiga en sí misma ahora se encuentra en la supercie de las células, frente al torrente sanguíneo. Se sabe que estas proteínas espiga activan las plaquetas y eso activa todo el sistema de coagulación

Lo segundo que debería suceder, de acuerdo con la teoría, es que los residuos de esta proteína que se producen en la célula, se coloquen en la ‘puerta’ de la célula y se presenten al sistema inmunológico.

El sistema inmunológico, en especial los linfocitos, los reconoce y ataca a las células, porque no quiere que produzcan virus o partes virales. Y las partes virales ahora se producen en lugares donde nunca llegarían [de forma natural], como la pared del vaso cerebral.

Si ese “tapiz” de la pared [es decir, el revestimiento del vaso sanguíneo] se destruye, entonces es la señal para que el sistema de coagulación se active y cree un coágulo de sangre. Y esto sucede con todas estas vacunas porque el gen [la instrucción para producir proteína la espiga] se incrusta en la pared del vaso”. (20)

A los médicos se les prohíbe contrarrestar la narrativa

Tan preocupante como el daño potencial causado por las vacunas de ARNm experimentales es la censura que las acompaña, de modo que el Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario (CPSO, por sus siglas en inglés), que regula la práctica de la medicina en Ontario, emitió un comunicado (21) para prohibir a los médicos hacer comentarios o dar consejos que vayan en contra de la narrativa ocial, básicamente cualquier cosa “antivacuna, anticubrebocas, antidistanciamiento y anticonnamiento.” (22)

De acuerdo con el CPSO, la declaración se publicó porque en incidentes aislados, los médicos han difundido información errónea agrante a través de las redes sociales, lo que debilita “las medidas de salud pública destinadas a protegernos a todos”. Pero si un médico no puede hablar de forma libre, la relación independiente entre médico y paciente deja de existir, al igual que desaparece la capacidad del médico para actuar en el mejor interés del paciente.

Hoffe lo experimentó, pero a pesar de todo habla, pone a sus pacientes primero y trata de hacer correr la voz de que él cree que el programa de las vacunas antiCOVID-19 debe detenerse hasta que se comprendan las causas de muchas lesiones y muertes. (23) La trágica pregunta es ¿cuántas personas con preocupaciones similares han sido intimidadas para que guarden silencio?


Referencias:

1. CBC News May 11, 2021[https://www.cbc.ca/news/canada/british-columbia/bc-doctors-misinformation-covid-19-1.6021489]
2, 23. Children’s Health Defense June 1, 2021[https://childrenshealthdefense.org/defender/rfk-jr-the-defender-podcast-dr-charles-hoffe-adverse-health-effects-covid-vaccine/]
3, 4, 8, 9, 11, 12, 14. Bitchute July 22, 2021[https://www.bitchute.com/video/uD98ksu0PzQg/]
5, 10, 19, 20. YouTube April 16, 2021[https://www.youtube.com/watch?v=pyPjAfNNA-U]
6. Lab Tests Online, D-dimer[https://labtestsonline.org/tests/d-dimer]
7, 15. The BL May 31, 2021[https://thebl.com/us-news/german-epidemiologist-dr-sucharit-bhakdi-warns-you-commit-a-crime-if-you-vaccinate-a-child-against-the-ccp-virus.html]
13. MMWR Weekly July 9, 2021 / 70(27);977–982[https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/70/wr/mm7027e2.htm]
16. Circulation Research, 2021; 128:1326[https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902]
17. Trial Site News May 30, 2021[https://trialsitenews.com/bioethics-of-experimental-covid-vaccine-deployment-under-eua-its-time-we-stop-and-look-at-whats-going-down/]
18. Newsvoice.se July 17, 2021[https://newsvoice.se/2021/07/dr-robert-malone-current-covid-crisis/?utm_source=pocket_mylist]
21, 22. CPSO, Statement on Public Health Misinformation April 30, 2021[https://www.cpso.on.ca/News/Key-Updates/Key-Updates/COVID-misinformation]

lunes, 30 de agosto de 2021

¿Merecemos seguir existiendo? | Actualidad Comentada | P. Santiago Martín FM | 28-08-21

Magnificat TV - Franciscanos de María


Duración 7:37 minutos

https://youtu.be/GHhZDA6Bby0

Amor verdadero y "comunicación" con Dios.




Homilía predicada el 7 de septiembre de 2003. Texto evangélico: Mc. 7: 31-37

Duración 33:35 minutos


Cardenal Raymond Leo Burke, en recuperación tras su enfermedad, escribe carta de agradecimiento

 SECRETUM MEUM MIHI


28 de Agosto del 2021

¡Alabado sea Jesucristo!

En el Sagrado Corazón de Jesús y a través del Inmaculado Corazón de María, expreso una profunda gratitud a Dios, que me ha llevado a este punto de restablecimiento y mejoría. Como ya fuera comunicado por la dirección y el personal del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, a quienes también expreso mi más profundo agradecimiento, ya no estoy intubado con un ventilador médico. Me trasladaron fuera de la Unidad de Cuidados Médicos Intensivos y me instalaron en una habitación del hospital donde los médicos, enfermeras y numerosos miembros del personal del hospital me han brindado una atención médica vigilante, excelente y constante. También a estos dedicados profesionales les doy las gracias de todo corazón, así como a los sacerdotes que me han asistido sacramentalmente. A quienes han ofrecido innumerables rosarios y oraciones, encendieron velas y pidieron en  la ofrenda de la Santa Misa, extiendo mi más sincero agradecimiento y pido al Señor y a su Madre que los bendiga a todos. También agradezco a mis hermanos obispos y sacerdotes que han ofrecido Misas por mí o han rezado por mí en el altar.

Esta generosa efusión de gracias me une a ustedes de una manera especial, así como también estoy particularmente unido a todas las víctimas que sufren los efectos del virus COVID-19. Desde lo más profundo de mi corazón, les expreso mi deseo de poder responder a todas las llamadas telefónicas, mensajes escritos y correos electrónicos. Sin embargo, debido a la rehabilitación intensiva que pronto comenzaré, no me será posible dar una respuesta más allá de estas cartas circulares. Sé que en encontraré comprensión en vuestra caridad por esta circunstancia en que me encuentro y que aceptarán que yo deba preservar mis energías para recuperar salud y fuerzas. Los reglamentos del hospital limitan las visitas a los miembros inmediatos de la familia. Durante el próximo extenso período de convalecencia, es mi intención proporcionarles actualizaciones ocasionales cuando haya algo importante que compartir con vosotros.

El Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe ha aceptado, en mi nombre, el papel necesario y crucial de la comunicación directa. Nuevamente, os pido que me dirijáis amablemente todas vuestras comunicaciones a través del sitio web del Santuario, GuadalupeShrine.org/MessageCardinalBurke.

En fin, he recordado el lema que tomé cuando fui elegido para el episcopado: “Secundum Cor Tuum” (Según tu corazón). Todas las cosas ordenadas en y por la Divina Voluntad tienen como origen el Sagrado Corazón de Nuestro Salvador, cuya motivación fundamental es Su Amor Eterno por Su Padre y por Sus hijos. Dado que la Divina Providencia ha indicado que yo permanezca por el momento hospitalizado, reafirmo ahora esa misma convicción episcopal: el sufrimiento, unido al sufrimiento de Jesucristo, es verdaderamente eficaz en su Plan Divino para nuestra salvación cuando se acepta de buena gana y de todo corazón. San Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, nos enseña el significado de nuestro sufrimiento: “Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia ”(Col 1, 24).

Unido a Jesucristo, Sacerdote y Víctima, ofrezco todo lo que sufro por la Iglesia y por el mundo. Pidiendo la bendición de Dios sobre vosotros y vuestras familias, y confiando vuestras intenciones a la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe y San Juan Diego, San Miguel Arcángel, San José, San Pedro y San Pablo, y vuestros santos patronos.

Soy vuestro en el Sacratísimo Corazón de Jesús, en el Inmaculado Corazón de María y en el Purísimo Corazón de San José,

Raymond Leo Cardenal Burke

¿Contagian Los Vacunados?



Rumble — Un transeúnte en una manifestación preguntó en Ribadeo, Galicia à la Dra Natalia Prego Cancelo si los vacunados contagian. La Dra Natalia Prego contesta que lamentablemente sí pueden contagiar. Que la mejor protección es tener un sistema inmune fuerte y recomienda el uso de vitamina C como profilactico (Un zumo de naranjas ya contiene vitamina C). Asimismo recomienda el zinc, vitamina d ergocalciiferol y otras. Para sanitarios en contacto con vacunados o enfermos también la Ivermectina ha dado buenos restado como profilaxis y tratamie to temprano. En este video se ilustra que la proteína Spike no es algo nuevo como piensan algunas personas o que no existe, porque no se purificó debidamente el virus del Sars Cov2. Por el contrario la proteína Spike ya fue aislada en 1990 y diversas patentes de 2004 a 2015, demuestran qie se han Inventado proteínas SPIKE recombinantes con coronavirus, diseñadas expresamente para infectar células. Proteínas cuyo fin era en principio trabajar con animales, tales como las investigaciones que se producían en Wuhan, origen de la enfermedad covid-19.

Duración 14:17 minutos

https://rumble.com/vltqyo-contagian-los-vacunados.html?mref=6zof&mc=dgip3&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=DRA+NATALIA+PREGO+CANCELO&ep=2

sábado, 28 de agosto de 2021

VIRAL. Homilía de un obispo indignado sobre el NUEVO ORDEN MUNDIAL

 El Rosario de las 11 pm


Duración 4:13 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=t0ViF-2doQM


Monseñor Adair José Guimarães es obispo de una pequeña diócesis brasileña pero que se ha hecho conocido en todo el mundo debido a una contundente homilía en la que alertaba de cómo el Nuevo Orden Mundial está aprovechando el coronavirus para acabar con la libertad, entre ella la religiosa.

No vacunar NIÑOS de COVÍD, efectos adversos GRAVES IMPREDECIBLES. Vacuna en fase de investigación

 DRA. NATALIA PREGO CANCELO


Duración 4:53 minutos

https://rumble.com/vlqjfi-no-vacunar-nios-de-covd-efectos-adversos-graves-impredecibles.-vacuna-en-fa.htmlmref=6zof&mc=dgip3&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=DRA+NATALIA+PREGO+CANCELO&ep=2

Un niño menor de 18 años NO PUEDE dar su consentimiento informado para ser tratado con un medicamento experimental sin datos de seguridad a largo plazo y sin datos sobre consecuencias a largo plazo como fertilidad y esterilidad y efectos secundarios a largo plazo o riesgos de discapacidad o riesgo de muerte.
Teniendo en cuenta que los niños sanos no mueren de Covíd, y que las mal llamadas vacunas covid siguen en fase de investigación, la Dra Natalia Prego Cancelo expone: 

Que sabiendo que los niños y adolescentes tras la vacunación pueden sufrir miocarditis, pericarditis u otros efectos adversos graves

De acuerdo a la Declaración de Helsinki de la Asociación Médica Mundial, 

se debe suspender la investigación al estimar que su continuación podría ser dañina para las personas. Esta declaración toma mayor fuerza si cabe todavía cuando se trata de niños.

A los camioneros australianos se les ha acabado la paciencia con su gobierno: “Vamos a por ustedes y no podrán hacer nada para evitarlo”

 EL DIESTRO


Duración 1:10 minutos


Las imágenes que nos están llegando de Australia con toda esta dictadura que se está imponiendo con la excusa de la pandemia son absolutamente repugnantes. Niños arrancados de los brazos de los padres para vacunarlos, sanitarios golpeando a mujeres que no quieren ser vacunadas, policías haciendo lo mismo con todo aquel que se niegue a vacunarse o se le ocurra salir a la calle… en fin, es tremendo lo que estamos viendo.

Pero sobre todo, lo que más nos está indignando a todos, sobre todo a los camioneros australianos, es lo que está haciendo esa basura de gobierno que padecen con los niños. Ese vacunódromo que montaron para vacunar a más de 20.000 niños manteniéndolos alejados de sus padres es absolutamente asqueroso porque, además, ya hay niños a los que se vacunó que están sufriendo las consecuencias.

Pero parece que, por suerte, al pueblo australiano se le está acabando la paciencia y los que están asumiendo el liderazgo de esa indignación son los camioneros. Si ya en estos últimos días publicábamos un vídeo en el que anunciaban un bloqueo de todo el país para luchar contra el gobierno, hoy publicamos otro en el que se demuestra que la indignación va en aumento.

Esperemos que consigan parar todo lo que está sucediendo. Estamos con ellos, no solo porque queremos la libertad para todo el mundo , también porque estamos seguros que como a estos criminales le salga bien el experimento de Australia, posteriormente irán a por todo el mundo.

Lamentable retroceso

 INFOCATÓLICA


El actual Pontífice declara que desea proseguir todavía más en la constante búsqueda de la comunión eclesial y para hacer efectivo este propósito, ¡elimina la obra de sus predecesores poniendo límites arbitrarios y obstáculos a lo que aquellos establecieron con intención ecuménica intraeclesial y de respeto a la libertad de sacerdotes y fieles! Promueve la comunión eclesial al revés. Las nuevas medidas implican un lamentable retroceso.

Monseñor Héctor Aguer 

He sido ordenado presbítero para la arquidiócesis de Buenos Aires el 25 de noviembre de 1972; celebré mi primera misa al día siguiente en la parroquia San Isidro labrador (barrio de Saavedra), en la que residí todo ese año ejerciendo el diaconado. Obviamente celebré según el Novus Ordo promulgado en 1970. Nunca he celebrado «la Misa de antes», ni siquiera después del motu proprio Summorum Pontificum; tendría que estudiar el rito, del que conservo lejanos recuerdos por haber servido de niño como monaguillo. Recientemente, al asistir a la Divina Liturgia de la Iglesia Ortodoxa Siria, me pareció advertir una cierta semejanza con la Misa Solemne latina, con diácono y subdiácono, en la que ayudé muchas veces, sobre todo en funerales, que en mi parroquia se celebraban a menudo con especial solemnidad. Insisto: siempre he celebrado con la mayor devoción que puedo, el rito vigente en la Iglesia Universal. 

Siendo Arzobispo de La Plata, todos los sábados, en el Seminario Mayor «San José» solía cantar en latín la plegaria eucarística, valiéndome del precioso Misal publicado por la Santa Sede. Habíamos formado, según la recomendación del Concilio Vaticano II en la Constitución Sacrosanctum Concilium n. 114, una schola cantorum, que ha sido eliminada a mi retiro

En Traditionis custodes (A 3§ 4) se habla de un sacerdote delegado del obispo para encargarse de las celebraciones de la Misa y del cuidado pastoral de los fieles en los grupos autorizados al uso del Misal anterior a la reforma de 1970. Se dice allí que «tenga conocimiento de la lengua latina». Habría que recordar que es posible celebrar en latín la Misa actualmente vigente en toda la Iglesia. El Concilio afirmaba en Sacrosanctum Concilium 36 § 1, «Se conservará el uso de la lengua latina en los ritos latinos, salvo derecho particular». Desgraciadamente, el «derecho particular» parece ser prohibir el latín, como de hecho se hace (esto no es una boutade). Si alguien se atreve a proponer que se celebre en latín, es mirado como un desubicado, como un troglodita imperdonable.

El latín fue durante siglos el vínculo de unidad y comunicación en la Iglesia de Occidente. En la actualidad no sólo es abandonado, sino también odiado. En los seminarios se descuida su estudio, precisamente porque no se le encuentra utilidad. No se advierte que así se cierra el acceso directo a los Padres de la Iglesia de Occidente; muy importantes para los estudios teológicos: pienso, por ejemplo en San Agustín y San León Magno, y en autores medievales como San Anselmo y San Bernardo. Esta situación me parece una señal de pobreza cultural y de ignorancia voluntaria.

Apunté aquellas noticias sobre mis inicios en el ministerio para mostrar que nunca he alimentado en mi vida sacerdotal nostalgia por no poder emplear el rito anterior, que tantos sacerdotes y muchos santos celebraron durante siglos. Sin embargo mis estudios teológicos y muchas lecturas y constante reflexión sobre la liturgia eclesial, me permiten juzgar y sostener que en lugar de crear una misa nueva, pudo haberse actualizado la anterior en una reforma discreta que marcase fuertemente la continuidad. A propósito recuerdo una anécdota elocuente. El eximio teólogo Louis Bouyer relata que el presidente del Consilium ad exsequendam Constitutionem de Sacra Liturgia, Mons. Annibale Bugnini (reputado frecuente y ampliamente como masón), encargó a los miembros de esa Comisión presentar como ejercicio proyectos de plegaria eucarística. Cuenta Bouyer que él, con el benedictino liturgista Dom Botte, compusieron en una trattoria del Trastevere, un texto que para su asombro fue incluido en el nuevo Misal como Plegaria Eucarística II. Es la que suele elegir la mayoría de los sacerdotes, porque a causa de su brevedad les da la impresión de acortar la Misa en unos segundos. Me parece un texto muy bello, solo lamento que no aparezca en él la palabra sacrificium, sino la noción de memorial, e indirectamente, ya que después de la consagración se dice memores; los fieles no pueden identificar el memorial con el sacrificio que se ofrece.

Lo escrito hasta aquí es una especie de prólogo, a modo de justificación, al rápido comentario crítico que sigue del motu propio Traditionis custodes, de fecha 16 de julio del corriente año, que establece nuevas disposiciones para el uso del misal editado en 1962 por San Juan XXIII. Se reconoce que San Juan Pablo II y Benedicto XVI han querido promover la concordia y la unidad de la Iglesia, y que procedieron con paterna solicitud para con quienes adherían a las formas litúrgicas anteriores al Vaticano II. 

El actual Pontífice declara que desea proseguir todavía más en la constante búsqueda de la comunión eclesial (Prólogo de Traditionis custodes) y para hacer efectivo este propósito, ¡elimina la obra de sus predecesores poniendo límites arbitrarios y obstáculos a lo que aquellos establecieron con intención ecuménica intraeclesial y de respeto a la libertad de sacerdotes y fieles! Promueve la comunión eclesial al revés. Las nuevas medidas implican un lamentable retroceso.

El fundamento de esta intervención - se dice en el prólogo- es una consulta de la Congregación de la Doctrina de la Fe dirigido a los obispos en 2020 sobre la aplicación del motu proprio de Benedicto XVI Summorum Pontificum, cuyos resultados han sido considerados ponderadamente. Sería interesante conocer cuáles han sido los auspicios formulados por el Episcopado.

Así es como en el primer artículo se elimina la forma extraordinaria del Rito Romano. El propósito de Benedicto XVI al oficializar el uso libre del Misal de 1962 fue -según entiendo- atraer o mantener en la unidad de la Iglesia a quienes escandalizados por la devastación litúrgica universal se habían apartado o corrían el riesgo de apartarse porque no deseaban aceptar esta situación de hecho; un afecto de comunión eclesial determinó la apertura de una vía razonable para la vivencia litúrgica. Ahora queda en manos de los obispos diocesanos conceder la autorización del uso del misal antecedente. Todo comienza de nuevo, y es de temer que los obispos sean avaros en la concesión de los permisos. Muchos obispos no son traditionis custodes, sino traditionis ignari (ignorantes), obliviosi (olvidadizos), y peor aún traditionis evertores, destructores.

Me parece muy bien que se exija no excluir la validez y la legitimidad de los decretos del Vaticano II, de la reforma litúrgica y del magisterio de los Sumos Pontífices. Para quienes ya empleaban la forma extraordinaria del Rito Romano, ¿no bastaba la vigilancia ordinaria de los obispos y la eventual corrección de los infractores? Habría que hacer uso de caridad y paciencia con los rebeldes; no faltan los buenos argumentos. Este designio completaría la justa exigencia expresada en el Artículo 3 § 1.

La limitación de lugares y días para celebrar según el Misal de 1962 (Art 3 § 2 y § 3) son restricciones injustas y antipáticas. Todo sacerdote debería poder emplear la forma extraordinaria del Rito Romano (esto implica volver atrás de la interdicción), en primer lugar cuando celebra solo y además en público donde los fieles ya lo están recibiendo si el sacerdote ha explicado que utilizaría ese Ordo destacando su venerable antigüedad y su valor religioso. La vigilancia del obispo bastaría para que esa facultad no se ejerza contra la utilidad pastoral de los fieles. El § 6 de ese Artículo 3 es una restricción injusta y dolorosa al impedir que otros grupos de fieles puedan gozar de la participación de la misa celebrada según el misal de 1962.

Es curioso que mientras oficialmente se promueve una estructura «poliédrica» de la Iglesia, con la facilidad que esta actitud implica para la difusión de disidencias y errores contra la Tradición católica, se imponga una uniformidad litúrgica que parece únicamente escogida en contra de esa tradición. Me consta que muchos jóvenes de nuestras parroquias están hartos de los abusos litúrgicos que la jerarquía permite sin corregirlos; desean una celebración eucarística que garantice una participación seria y profundamente religiosa. No hay en esta aspiración nada de ideológico. También me parece antipático que el sacerdote que ya tiene el permiso y lo ha ejercido correctamente, deba gestionarlo de nuevo (Art. 5. I). ¿No será éste un ardid para quitárselo? Se me ocurre que quizá haya no pocos obispos (nuevos, por ejemplo) remisos a concederlo.

Todas las disposiciones de Traditionis custodes serían gustosamente aceptables si la Santa Sede atendiera a lo que yo llamo devastación de la liturgia, que se verifica en múltiples casos. Puedo hablar de lo que ocurre en la Argentina. En general, es bastante común que la celebración eucarística asuma un tono de banalidad, como si fuera una conversación que el sacerdote mantiene con los fieles, y en la que resulta fundamental la simpatía de aquel; en ciertos lugares se convierte en una especie de show presidido por el «animador» que es el celebrante, y la misa de niños en una fiestita como las de cumpleaños. 

Entre nosotros se ha registrado un hecho que espero sea excepcional; no tengo noticia de que haya ocurrido algo semejante en otras partes del mundo. Un obispo celebró misa en la playa, vestido con hábito playero sobre el cual calzó una estola; un mantelito sobre la arena (o un corporal), y en lugar del cáliz un mate. Aclaración para extranjeros: el mate es una calabacita seca y vaciada que se emplea para tomar una infusión de yerba mate, y mate se llama también al acto de beber la infusión mediante una bombilla; suele ser un ejercicio comunitario: el mate circula entre los presentes y alguien se ocupa de cebarlo. Otros casos que se han difundido muestran la celebración como cierre de una reunión; sobre la mesa quedan papeles, vasos, bebidas gaseosas; los fieles se sirven la comunión ellos mismos. 

En general se puede decir desde este ángulo geográfico de visión, que cada sacerdote tiene «su» misa; los fieles pueden elegir: «yo voy a la misa del Padre NN». De estas realidades no se ocupan los obispos, que sin embargo son rápidos en reaccionar contra un sacerdote que con la máxima piedad celebra en latín: «eso» está prohibido. ¿Será esta prohibición el «derecho particular» a que se refiere la Constitución Sacrosanctum Concilium 36 § 1, en el pasaje donde se habla de la conservación del latín? En virtud de ese criterio han desaparecido del uso cantos latinos que la gente sencilla cantaba corrientemente en las parroquias, como el Tantum ergo en la bendición eucarística. La falta de corrección de los abusos llevan a la persuasión de que «ahora la liturgia es así». Bastaría simplemente hacer cumplir lo que el Concilio determinó, con sabiduría profética: «que nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la liturgia» (Const. Sacrosanctum Concilium 22 § 3).

No se puede negar que la celebración eucarística ha perdido exactitud, solemnidad y belleza. Y el silencio ha desaparecido en muchísimos casos. Un capítulo aparte merecería la música sagrada (¿sagrada?), según el Capítulo VI de Sacrosanctum Concilium. Insisto: Roma debería ocuparse, pronunciarse sobre estos desarreglos.

Para concluir, me parece notar una relación en el tono del decreto resolutivo y el discurso pronunciado por el Santo Padre el 7 de junio pasado, dirigido a la comunidad de sacerdotes de San Luis de los Franceses, de Roma. Percibo en ambos textos (puedo equivocarme, por supuesto) una falta de afecto, a pesar de ciertas apariencias. Es verdad que el motu proprio, por la naturaleza de su género no permite efusiones pastorales; sin embargo, en su concisión podía haberse presentado como signo de amor pastoral. La comparación no me parece arbitraria; en ambos casos sería deseable advertir esa actitud misericordiosa que es tan celebrada en el actual Pontífice. 

Pareciera que el juicio que la Iglesia hace, en su máxima instancia, del decurso de la vida eclesial procede según dos pesos y dos medidas: tolerancia, y aun aprecio e identificación con las posturas heterogéneas respecto de la gran Tradición («progresistas», como se las ha llamado) y distancia o disgusto respecto de las personas o grupos que cultivan una posición «tradicional». Me viene a la memoria el propósito que un célebre político argentino enunció brutalmente: «para los amigos, todo; al enemigo, ni justicia». Digo esto con el máximo respeto y amor, pero con una inmensa pena.

+ Héctor Aguer

Arzobispo emérito de La Plata

jueves, 26 de agosto de 2021

Muy triste: Los padres de un joven le amenazan con echarle de casa si no se vacuna

 EL DIESTRO


Estamos siguiendo muy de cerca los vídeos que está subiendo a las redes sociales el joven Pablo Lucini porque nos parece que todos ellos están cargados de lógica y de una madurez no demasiado frecuente entre los jóvenes de su edad.

El caso es que ya sabíamos por vídeos anteriores que sus padres le habían amenazado con echarle de casa si no se vacunaba, pero lo que hemos podido ver en su último vídeo nos ha dejado impactados por la absoluta falta de empatía de un padre con su propio hijo. Y es que, además de amenazarle con echarle de casa, el padre rechaza sentarse a su lado por si le contagia algo al no estar vacunado.

¿Les parece a ustedes normal todo esto? ¿Qué tienen en la cabeza esos padres para hacerle eso a su propio hijo? Y es que, aunque pudiera contagiarles de lo que fuera, que no es así, están hablando de su hijo y están demostrando que se importan más ellos mismos que su futuro. Estamos completamente alucinados.

El extremo al que está llegando esta sociedad con todo este asunto del virus era absolutamente inimaginable hace tan solo unos meses. ¿Cómo es posible que pueda haber gente que llegue a los extremos a los que han llegado los padres de este chico? No entendemos esta abducción que tienen algunos. Cuanto más vemos el vídeo menos lo entendemos. Mucho ánimo para Pablo.

Nuevo listado actualizado de efectos secundarios denunciados en el canal de Telegram ‘AFECTADOS POR LAS INOCULACIONES’

 EL DIESTRO


El canal creado en Telegram por Rafa Navarro (Cop225) para recoger denuncias de efectos secundarios detectados en la vacunación ha realizado un nuevo listado en el que resume todos los casos recogidos en las últimas fechas.

En el listado se han recogido 816 testimonios que los responsables del canal han calificado como “claros”, suponemos que esto será porque en otros casos no habrá sido demasiado bien detallada la denuncia en cuestión. Tristemente, una gran mayoría de las denuncias recogidas por este canal han sido con un resultado de muerte del inoculado, concretamente 217 casos.

En el resto de casos abunda los trombos, coágulos, fiebres y vómitos, desarreglos menstruales e ictus. Sería recomendable que todo aquel que se haya inoculado la pócima experimental y haya sufrido algún problema de salud posterior a la inyección lo denunciara en canales como este para prevenir a otras personas que todavía no hayan pasado por algún vacunódromo.

Mientras tanto, nosotros vamos a hacer todo lo posible para que estas denuncias tengan la difusión que merecen y que nosotros podamos darle para que cada vez sea menor el número de personas que caen en esta trampa, poniendo en riesgo su salud.

Monseñor Schneider: Los comentarios del papa Francisco sobre los 10 mandamientos contradicen la doctrina de la Iglesia y son afines a la de Lutero

 ADELANTE LA FE


(LifeSiteNews) — Monseñor Athanasius Schneider ha respondido a la insinuación de Francisco de que los Diez Mandamientos no tienen un valor absoluto, aduciendo que las palabras del Sumo Pontífice contradicen las Escrituras y se ajustan a las enseñanzas del heresiarca Lutero.

En declaraciones exclusivas para LifeSiteNews, Schneider resaltó dos problemas fundamentales que presenta que el Papa niegue el carácter vinculante del Decálogo. En primer lugar, contradice una encíclica de Juan Pablo II, y en segundo lugar hace lo mismo con la enseñanza expresa del Catecismo de la Iglesia Católica.

La problemática afirmación la hizo el Romano Pontífice en su audiencia general del pasado miércoles: 
«¿Desprecio los Mandamientos? No. Los observo, pero no como absolutos, porque sé que lo que me justifica es Jesucristo».
El comentario del Papa respondía a una pregunta que él mismo formuló sobre si vivía con miedo de que si hacía tal o cual cosa iría al Infierno.

Schenider señaló categóricamente que la afirmación de Francisco «contradice las enseñanzas de la Iglesia y es muy afín a la sola fide luterana».

El obispo auxiliar de Astaná (Kazajistán) explicó que esas palabras de Francisco también «contradicen la encíclica Veritatis splendor de Juan Pablo II».

Al citar al predecesor de Francisco, Schneider añadió que «Ya en la antigua alianza encontramos admirables testimonios de fidelidad a la ley santa de Dios llevada hasta la aceptación voluntaria de la muerte. Ejemplar es la historia de Susana:a los dos jueces injustos, que la amenazaban con hacerla matar si se negaba a ceder a su pasión impura, responde así: “¡Qué aprieto me estrecha por todas partes! Si hago esto, es la muerte para mí; si no lo hago, no escaparé de vosotros. Pero es mejor para mí caer en vuestras manos sin haberlo hecho que pecar delante del Señor”» (Dan 13,22-23).

»Susana, prefiriendo morir inocente en manos de los jueces–prosigue el difunto pontífice–, atestigua no sólo su fe y confianza en Dios sino también su obediencia a la verdad y al orden moral absoluto».

Schneider observó que el CIC contradice las recientes afirmaciones de Francisco cuando éste dice que los cristianos siempre están vinculados a la prescripción de la ley. En el nº 2072 del CIC, recalcó, dice: 
«Los Diez Mandamientos son básicamente inmutables y su obligación vale siempre y en todas partes. Nadie podría dispensar de ellos».
También este miércoles, el papa Francisco lanzó un video en el que instaba a la gente de todo el mundo a recibir alguna de las vacunas experimentales contra el covid-19. Francisco no mencionó la relación entre las vacunas y abortos históricos, afirmando por el contrario que vacunarse era «un acto de amor».

Francisco agregó que ayudar a otros a recibir las vacunas de origen abortivo también es «un acto de amor. Amor a uno mismo, amor a nuestra familia y nuestras amistades, y amor a todos los pueblos».

David McLoone

(Traducido por Bruno de la Inmaculada. Artículo original)

miércoles, 25 de agosto de 2021

La verdadera doctrina de la infalibilidad pontificia

 ADELANTE LA FE


El papa Francisco no deja de escandalizar a los laicos, los sacerdotes fieles y todo el mundo secular (al fin y al cabo, el cargo le proporciona jurisdicción universal sobre todos ellos). Su más reciente y escandaloso ataque a la Misa Tradicional por medio de Traditionis custodes ha llevado a muchos católicos tradicionales a poner en tela de juicio el dogma de la infalibilidad del Papa. ¿En qué consiste esa infalibilidad? ¿Qué es lo que protege la infalibilidad? ¿Puede un papa proclamar una herejía? Todas estas preguntas están en este momento en boca de gran cantidad de católicos. Desgraciadamente, esta confusión no tiene nada de nuevo, porque el beato Pío IX mismo reconoció poco después de la proclamación del dogma que éste no se entendía bien.

« [La infalibilidad pontificia] es una cuestión cuyo verdadera sentido no entienden bien todos los hombres, y menos aún los laicos.»[1]

Debido a esta confusión, muchos se están viendo tentados a rechazar de plano el dogma mencionado y pensando en apostatar y pasarse a la Iglesia Ortodoxa, mientras otros   exageran la infalibilidad más allá de sus verdaderos límites tentados a caer en la papolatría o el sedevacantismo (perdón por repetirme). Es imprescindible que en un ambiente así los católicos tengan clara la verdadera naturaleza del dogma, con todo su alcance y sus límites.

El dogma de la infalibilidad pontificia fue definido el 18 de julio de 1870 en el Concilio Vaticano I, si bien la Iglesia lo creía desde el tiempo de los Apóstoles. Este dogma sostiene que Dios garantiza que el Romano Pontífice no enseñará jamás un error cuando se exprese en unas condiciones determinadas. Pastor Aeternus, el documento que definió el dogma, establece claramente las circunstancias concretas en el que el Papa se expresa de modo infalible. En el nº9 declara:

«Enseñamos y definimos como dogma divinamente revelado que el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres.»

Demuestra que son necesarias tres condiciones para que una declaración sea infalible:

1. Que el Sumo Pontífice se exprese como pastor supremo de la Iglesia (o sea, como papa).

2. Que defina una verdad relativa a la fe o las costumbres.

3. Que la haga vinculante para todos los fieles (es decir, todos los cristianos bautizados).

Esta tercera condición es la que tantísimos católicos han entendido en gran medida mal. El Papa sólo está salvaguardado por la infalibilidad cuando formula una declaración que todos los cristianos bautizados están obligados a creer si quieren salvarse.

Determinación de los límites de la infalibilidad

En respuesta a la confusión reinante en torno a la infalibilidad de la que habló Pío IX, monseñor Fessler, secretario del Concilio Vaticano I, intentó definir claramente qué es y qué no es infalibilidad. No sólo eso; trató de contrarrestar los crecientes ataques contra el recién definido dogma que proliferaron durante la segunda mitad del siglo XIX. Al haber participado tan de lleno en la definición del dogma, el obispo Fessler entendía mejor que nadie el asunto y podía hablar con mucha autoridad. En 1871 publicó un libro titulado  The True and False Infallibility of the Popes,en el que explicó cumplidamente el alcance y límites de infalibilidad pontificia y refutó uno por uno los trillados argumentos que cada día se arrojaban contra ella. La finalidad principal de la obra era rebatir las objeciones compiladas por el Dr. Schulte, catedrático de derecho canónico de la Universidad de Praga y uno de los más acerbos críticos de del Papa desde el Concilio Vaticano I. La obra de monseñor Fessler expone con gran autoridad la cuestión, pues fue aprobada por el beato Pío IX, que afirmó que el libro exponía con bastante lucidez la verdadera definición del dogma.

Monseñor Fessler define la infalibilidad del Papa conforme a las condiciones arriba señaladas:

«Por nuestra parte, observamos que la opinión de los teólogos católicos es que hay dos notas que distinguen a un pronunciamiento ex cathedra; no sólo eso: ambas notas tienen que darse a la vez. Es decir, que (1) el objeto o  tema a decidir tiene que ser una cuestión de fe y costumbres; y (2) es preciso que el Sumo Pontífice exprese, en virtud de su suprema autoridad doctrinal, su intención de declarar que esa doctrina concreta en materia de fe y moral es parte integral de la verdad necesaria para la salvación revelada por Dios; y para que sea tenida como tal por toda la Iglesia Católica,[2]  debe publicarla y darle una definición formal. Estas dos notas tienen que darse a la vez».[3]

Si nos fijamos en las indudablemente heréticas doctrinas de Francisco con respecto a muchas cuestiones, desde la salvación de ateos empecinados hasta la de afirmar que el proselitismo es pecado, en ningún momento ha declarado que una de sus doctrinas heréticas sea parte integral de la verdad necesaria para la salvación. Ello obedece a que el dogma de la infalibilidad se lo impide.

Cuando Fessler definió la infalibilidad, definió asimismo lo que no es la infalibilidad:

(2) Ciertamente un acto pontificio no es una definición ex cathedra. 

(3) No todo lo que han afirmado los papas en su vida diaria o en libros de su autoría, o en cartas ordinarias, son definiciones dogmáticas ni ex cathedra.

(4) Lo que diga un pontífice, ya sea a una persona en particular o a toda la Iglesia, incluso en un rescripto solemne, en virtud de su suprema jurisdicción al promulgar leyes disciplinarias, decretos judiciales y sentencias penales, así como en actos de gobierno eclesiástico, no constituye una declaración dogmática infalible o ex cathedra.

(6) Es más, si cuando nos encontramos ante una auténtica definición dogmática de un pontífice, sólo debemos considerar y aceptar como ex cathedra aquella parte que esté expresamente calificada de definición; no se debe incluir nada que se mencione de modo accesorio.[4]

Habida cuenta de cuánto le gusta al pontífice actual la teología de altos vuelos (aeronáuticos, se entiende), esta afirmación tiene mucho peso. Las declaraciones (supuestamente) improvisadas que hace en conferencias de prensa, entrevistas y demás no se pueden considerar en modo alguno doctrina infalible de la Iglesia, sino meras opiniones falibles de un hombre que puede fallar mucho. Y aun cuando se dirige a toda la Iglesia, sólo sería infalible en la medida en que vinculara a los fieles a una verdad moral o teológica necesaria para la salvación, cosa que el papa Francisco no ha hecho en su vida. En realidad, la sola idea de vincular a los fieles a una creencia cualquiera es la antítesis del relativismo y el liberalismo del ideal modernista.

Sedevacantismo

Al estilo de los buitres, los sedevacantistas dan vueltas en círculo alrededor de los animales enfermos. Hacen presa en los católicos debilitados por las herejías y tremendas imprudencias de nuestro pontífice. Paradójicamente, caen en el mismo error que los liberales papólatras a los que tan ruidosamente se oponen. Unos y otros inflan el dogma de la infalibilidad papal por encima de sus verdaderos límites, es decir, los que fijó monseñor Fessler. Sostienen que toda afirmación que hace el Romano Pontífice desde su cátedra de maestro supremo está salvaguardada por el dogma de la infalibilidad, y que por consiguiente cuando un papa enseña una herejía eso es señal infalible de que no es el verdadero papa. Afirman que ningún hereje puede ser elegido al solio pontificio, e invocan la bula Cum ex apostolatus officio de Paulo IV como doctrina infalible a este respecto. Cierto es que dicha bula prohíbe que los herejes ejerzan el cargo de papa; ahora bien, no se trata de una definición de doctrina, sino de una norma disciplinaria. Mucho antes de que llegase a pensarse siquiera en la posibilidad del sedevacantismo, el obispo Fessler ya habló de esa tesis:

«Está fuera de toda duda para nosotros que esta bula no es una definición en materia de fe y costumbres ni una declaración ex cathedra. Se trata simplemente de un decreto de la suprema autoridad del Papa como legislador, con el que hizo uso de su autoridad punitiva; no de su autoridad como supremo maestro (...) Es indudable que Pablo IV considera la posibilidad (por improbable que sea) de que quien mantiene con pertinacia una doctrina herética puede ser elegido papa, así como de que una vez que haya ascendido al trono pontificio pueda seguir sosteniendo doctrinas heterodoxas, y hasta podría ser que las expresara en una conversación con otras personas. Pero no que llegase a enseñar a toda la Iglesia esa doctrina herética como expresión de su suprema autoridad docente (ex cathedra). Con su especial asistencia, Dios impide que el Papa y la Iglesia hagan declaraciones así».[5]

El mismo documento que invocan los sedevacantistas en apoyo de su premisa de que ningún hereje puede ser papa prevé en sus propias palabras la posibilidad de que tal cosa ocurra y socava con ello su propio argumento. De estar aún en vigor Cum ex apostulatus officio, evitaría que un hereje llegara a ser elegido pontífice; sin embargo, el Código de Derecho Canónico de 1917 abrogó la ley anterior sin dejar ninguna disposición equivalente.

El gran peligro del sedevacantismo está en que al exagerar erróneamente la infalibilidad pontificia intranquiliza las almas. En su libro, Fessler censura esa misma actitud:

«Si presenta un rescripto pontificio, que entra dentro de la legislación reversible o son meros actos de gobierno, como definición pontificia en materia de fe y costumbres, o bien si a partir del repertorio de auténticas definiciones dogmáticas de los papas saca alguna observación secundaria, dicha de pasada, afirmando que es ex cathedra, conduce al error a sus lectores; suscita innecesariamente sospechas de los gobernantes y los pone en contra de la doctrina católica declarada por el Concilio del Vaticano; por último, de forma consciente o inconsciente (sólo Dios sabe de cuál de las dos maneras) genera grandes prejuicios  la Iglesia Católica».[6]

Herejías pontificias

Aparte de los últimos pontificados, al menos tres veces en la historia de la Iglesia se ha dado el caso de que un pontífice exprese una herejía. A pesar del escándalo que constituyó para la Iglesia, en modo alguno anuló o desacreditó el dogma de la infalibilidad. Durante la crisis arriana del siglo IV, el papa Liberio firmó la fórmula de Sirmio, que afirmaba que Dios Padre era mayor que Dios Hijo, tremenda blasfemia contra la Santísima Trinidad, conocida después como la blasfemia de Sirmio.[7]  En el siglo VII, Honorio I afirmó que la herejía monotelista, por que fue condenado no por uno, sino por tres concilios ecuménicos.[8]  Y en el siglo XIV, Juan XXII enseñó que las almas de los fieles difuntos no alcanzarían la visión beatífica hasta después del juicio final, creencia anatemizada por Benedicto XII.[9]

Entonces, ¿cómo es que esta realidad indiscutible de que ha habido papas que han enseñado herejías no desacredita el dogma de la infalibilidad? La explicación está en que ninguno de ellos enseñó esas herejías ex cathedra. Esos pontífices heterodoxos hablaban de cuestiones de fe, y Liberio hasta refrendó con su firma la blasfemia de Sirmio mientras ejercía como papa, pero ninguno de ellos hizo vinculante para los fieles su herética doctrina como creencia necesaria para salvarse.

Dicho de otra manera: a sus declaraciones heréticas les faltó la última condición para ser definiciones infalibles ex cathedra. Del mismo modo, el papa Francisco en sus innumerables afirmaciones y decretos heréticos y vergonzosos, desde afirmar de buenas a primeras que el proselitismo es pecado, pasando por sus encíclicas Amoris laetitia y Fratelli tutti hasta llegar a Traditionis custodes, no ha hecho sus doctrinas heréticas vinculantes para los fieles con miras a la salvación.

Es más, un papa jamás puede obligar a los fieles a creer una doctrina herética como necesaria para la salvación, ya que Cristo precisamente prometió a su Iglesia que las puertas del Infierno no prevalecerían contra Ella. De eso mismo nos protege precisamente el dogma de la infalibilidad papal. Por las virtudes teológicas de Fe, Esperanza y Caridad, sabemos que Dios no permitirá que ningún papa enseñe una doctrina herética ex cathedra, por muchas herejías que arroje por su sucia boca. Así como un demonio, por mucho que se esfuerce, no puede resistir lo que le ordena un alter Christus  durante un exorcismo, tampoco puede un papa resistir la promesa de infalibilidad asociada a su cátedra por mucha malicia o debilidad que tenga.

Al papa Francisco tenemos que resistirlo en su último y vergonzoso ataque a la Iglesia Católica. Recordemos la fiel resistencia del obispo Roberto Grosseteste a Inocencia IV:

«No es posible, pues, que la Sede Apostólica, a la que Cristo mismo le confirió autoridad para edificar y no destruir, promulgue un precepto tan odioso y perjudicial para la raza humana como éste. Si no, sería degeneración, corrupción y abuso de la más santa y plenaria autoridad. Nadie sujeto y fiel a la mencionada Sede con inmaculada y sincera obediencia que no esté apartado cismáticamente el Cuerpo de Cristo y dicha Sede puede obedecer órdenes y preceptos como éste; así lo promulgara el más elevado coro de los ángeles, está obligado a rebelarse y oponerse con todas sus fuerzas».[10]

Cobremos ánimo recordando que Cristo ya ganó la batalla en el Calvario y que los furiosos asaltos del Diablo son los inútiles esfuerzos de quien se niega a reconocer la derrota.

«Y Pedro saliendo de la barca, y andando sobre las aguas, caminó hacia Jesús. Pero, viendo la violencia del viento, se amedrentó, y como comenzase a hundirse, gritó: “¡Señor, sálvame!” Al punto Jesús tendió la mano, y asió de él diciéndole: “Hombre de poca fe, ¿por qué has dudado?”»[11]

Cuando nos azoten los vientos del presente pontificado y nos escandalicen nuestros pastores; cuando vacile nuestra fe, recordemos que Jesucristo es dueño de la situación; alarguémosle la mano, como San Pedro.

Michael Massey

_____________

[1] Pope Pius IX, Breve al obispo Fessler, 27 de abril de 1871.

[2] En este caso la segunda condición de Fessler se puede subdividir en la 2ª y 3ª como  outlined   antes.

[3] Fessler, The True and False Infallibility of the Popes, p. 65.

[4] Íbid, p. 89.

[5] Íbid, pp. 89-90.

[6] Íbid, p. 68-69.

[7] V. San. Hilario, Contra Valente y Ursacio libro II Ch. VII; y Sozomeno, Hist. Eccl., lib. IV, cap. XV.

[8] V. Hefele, A History of Christian Councils Vol. V, p. 182.

[9] V. la constitución Benedictus Deus.

[10] Stevenson, Francis Seymour. Robert Grosseteste: Bishop of Lincoln, p. 309-310.

[11] Mateo 14, 29-31.

(Traducido por Bruno de la Inmaculada. Artículo original)