BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



jueves, 15 de julio de 2021

Carlo Maria Viganò: “Pararse al pie de la Cruz, mientras somos testigos de la pasión de la Iglesia”. El deber de los católicos hoy

CHIESA E POST CONCILIO


In hac lacrimarum valle
Queridísimo doctor Valli:

Leo con emoción tus reflexiones sobre el estado de la Iglesia y sobre la "migración" de los católicos de una realidad moribunda a una nueva dimensión más combativa y guerrillera, como escribiste [ aquí ], retomando una conocida meditación radiofónica de el joven Joseph Ratzinger.

No se trata de una migración del Cuerpo Místico a una realidad humana y utópica creada por la mente de quienes lamentan el pasado y sienten repugnancia por el presente. Porque si esta fuera nuestra tentación, cometeríamos una traición precisamente hacia la Iglesia, apartándonos de ella y con ella excluyéndonos de la salvación que, solamente ella, asegura a sus miembros. ¿Crees esa paradoja, querido Aldo María? Precisamente los que se proclaman orgullosos fieles al inmutable Magisterio católico, construirían un oasis, sin recordar que todos somos exsules filii Evae , y atravesamos, gementes et flentes , este valle de lágrimas.

La Iglesia no está terminada y no terminará. Sabemos que esta terrible crisis, en la que asistimos a la obstinada demolición del pequeño que aún sobrevive como católico por parte de quienes el Señor ha designado como Pastores de Su Rebaño, marca la dolorosa pasión y el descenso a la tumba de ese Místico Cuerpo que la Providencia ha establecido para que siga a Su divina Cabeza en todo.

Incluso bajo el cielo negro de Jerusalén, en el Gólgota, viendo al Hijo de Dios resucitado en la Cruz, hubo quienes creyeron que se cerraba el breve paréntesis del Nazareno. Pero junto a los que, por pesimismo, por miedo, por oportunismo, por abierta hostilidad, observan cínicamente el traqueteo de la Iglesia, también están los que gimen y se les desgarra el corazón ante esa agonía, aun sabiendo que es necesario, como premisa indispensable, de la resurrección que le espera y que aguarda a todos sus miembros. Ese traqueteo es terrible, como lo fue el clamor del Señor que rompió el silencio incrédulo del Parasceve, y con él el dominio de Satanás sobre el mundo. ¡Eli, Eli, lamà Sabactani! Escuchamos a Cristo gritar mientras la Iglesia gime. Vemos las lanzas, los palos, la caña con la esponja empapada en vinagre; oímos los vulgares insultos de la multitud, las provocaciones del Sanedrín, las órdenes dadas a los guardias, los sollozos de las Mujeres Pías.

Aquí, querido Valli: hoy debemos estar al pie de la Cruz, mientras somos testigos de la pasión de la Iglesia. Estar de pie , es decir, permanecer erguido, quieto, fiel. Junto con la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de los Dolores - stabat Mater dolorosa- que al pie de esa Cruz el Señor nos confió como madre en San Juan y en él designó a los hijos de Su Madre. Incluso en el tormento de ver renovados los dolores de la Pasión en el Cuerpo Místico de Cristo, sabemos que con esta última ceremonia solemne del tiempo se completa la Redención: cumplida por el Hijo de Dios encarnado, debe encontrar correspondencia mística. en los Redentores.

Y así como el Padre se complació en aceptar el sacrificio de su Hijo Unigénito para redimirnos, miserables pecadores, así se digna ver reflejados en la Iglesia y en los creyentes individuales los sufrimientos de la Pasión. Sólo así la obra de la Redención, realizada por Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, en nombre de la humanidad, puede convertirnos en sus colaboradores y participantes. No somos sujetos pasivos de un plan que ignoramos, sino protagonistas activos de nuestra salvación y de nuestros hermanos, siguiendo el ejemplo de nuestra divina Cabeza. En esto, podemos decirlo, en realidad somos pueblo sacerdotal.

Ante la desolación de estos tiempos terribles, ante la apostasía de la Jerarquía y la agonía del cuerpo eclesial, no podemos ser verdaderamente pesimistas, ni ceder a la desesperación o la resignación.
Estamos con San Juan y la Virgen de los Dolores al pie de una Cruz sobre la que escupen los nuevos Sumos Sacerdotes, contra la que maldice un nuevo Sanedrín. Por otro lado, los exponentes de la casta sacerdotal fueron los primeros en querer dar muerte a Nuestro Señor: y no es de extrañar que en el momento de la pasión de la Iglesia sean precisamente estos los que se burlen de lo que la ceguera de su alma ya no entiende.
Oremos. Oramos humildemente pidiendo al Espíritu Santo que nos dé fuerzas en el momento de la prueba. Multipliquemos la oración, la penitencia y el ayuno por los que hoy se encuentran entre los que blanden el látigo, empujan la corona de espinas en la cabeza, clavan los clavos, hieren el costado de la Iglesia, como lo hicieron una vez con Cristo. También oramos por los que miran impasiblemente o miran para otro lado.

Oremos por los que lloran, por los que extienden un pañuelo para limpiarse el rostro desfigurado, por los que cargan la Cruz un rato, por los que preparan sepulcro, vendas limpias, bálsamo precioso. Exspectantes beatam spem, et adventum gloriae magni Dei, et Salvatoris our Jesu Christi (Tit 2, 13).

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo
14 de julio de 2021
S. Bonaventuræ, Episcopi et Ecclesiæ Doctoris

La doctora Natalia Prego detalla los peligros de la vacunación de los que nadie habla

 EL TORO TV



DURACIÓN 31:06 MINUTOS

https://eltorotv.com/programas/redaccion-abierta-manana/la-doctora-natalia-prego-detalla-los-peligros-de-la-vacunacion-de-los-que-nadie-habla-20210714