BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



lunes, 4 de junio de 2018

CATÓLICOS IRLANDESES Y AMERICANOS. Sólo un resto (Michael Voris)


Duración 8:16 minutos

TRANSCRIPT

So, with sufficient time to have passed to digest the evil of the abortion vote in Ireland, it's time to look at the reality of this beyond just the shores of Ireland. It's time to look at the truth of the condition of the Church throughout the West, not only in majority Catholic countries like Ireland but also Protestant-majority countries like the U.S.

Does anyone really think that if a referendum vote were conducted among just Catholics in America on the availability of abortion being legal or not that the vote would turn out much different than the Irish vote? We are all just more scandalized and flattened by the fact that this was Catholic Ireland.

Well, couple things there. First, Catholic Ireland hasn't been Catholic for at least 30 years. This diabolical outcome does nothing more than just bring into the light what has been the reality for a long time. Secondly, in country after country, whether Catholics are a majority or a minority, the Catholic response is still the same. Catholics support legalization of child murder, sodomy, contraception, divorce and civil remarriage and so forth. It just looks worse when it's a majority Catholic country but the underlying evil is still the same.

Catholics, by and large, have walked away from the Faith. How else would anyone explain this cartoon in Ireland's leading newspaper a couple days after the vote? It shows a doctor removing a Rosary from a woman patient representing Ireland and saying, "Mission Accomplished — Obstruction Removed."

Because that's what the Catholic faith in Ireland is seen to have become — an obstruction. And an obstruction that must be removed. And while there is a greater significance of course to a country whose population is majority Catholic holding such views — among a majority of Catholics in all countries — this is the commonly held view - the faith is something to be avoided, an impediment to happiness and personal liberty and so forth.

So, as you might imagine, the soul-searching has begun among at least some Irish prelates in the wake of the disaster. But even still, there is the hint of "they just don’t get it" in their comments. Eamon Martin, the archbishop of Armagh and primate of all Ireland, said Irish culture had changed and that people had drifted away from the Church. Diarmuid Martin, the archbishop of Dublin, said pretty much the same — that the results are a sign of the marginal role of Catholicism in the country today.

Well, if those two statements don't sum up the entire miserable state of the episcopate, not just in Ireland, but through nearly all of the West. It is stupefying just how completely clueless, tone deaf and out of touch these men who are bishops actually are.

What everyone else and their mother and brother have known for decades is news to these men. Archbishop Eamon Martin said that Ireland now had only a tiny minority of deeply committed Catholics representing what he called a "remnant." Well, at least he understands that much now. But it's been that way for decades. It just became really visible last week. Heck if it wasn't visible after Ireland got its first homosexual prime minister who is in a relationship with a younger doctor, and if it wasn't visible after a sweeping victory to legalize sodomy as marriage, what exactly would make these results shocking or even a surprise?

That prime minister, Leo Varadkar, said after the abortion referendum, "What we have seen today is the culmination of a quiet revolution taking place for the past 10 or 20 years." Aside from his timing, he's spot on. It's just been going on longer than he thinks. The rise of the homosexual predator priest and the covering-it-up bishop doomed the Church in Ireland the moment the first homosexual man was ordained.

And not just because of the obvious public relations fallout and resultant disaster in that area, but because these men have a completely different conception of the Faith. In short, they don't believe it. They see the Church as an institution to be used and manipulated to achieve some sort of personal agenda and feed their personal demons. Well, the gravy train just pulled into the station for all these homosexuals in the clergy who accomplished in a couple of generations what centuries of persecution by the British was never able to do.

And don't think for a moment that this is not the exact state of the Catholic Church in the U.S. as well. It just doesn't get as much attention because Catholics are not in the majority here. That's all. But every poll and study continues to show that among all Christian religions, Catholics lead the way in support for sexual immorality and killing of children in the womb. Through all of this, the U.S. bishops were silent. The Vatican was silent. The Irish bishops may as well have been silent.

But the problem runs deeper — much deeper than just an election or referendum vote. When evil rises to such a level that the general population actually votes on it, you've already lost the war. Homosexual bishops, homosexual priests lying, cheating, abusing, defrauding the faithful, depriving them of the truth and glory of the Divine is going to result in this kind of thing every time.

Hey Cdl. Dolan, still think there's no crisis in the Church? Hey Bp. Barron, still think we have a reasonable hope all men are saved? Here are two comments from enemies of the Church, two Irish women who voted for death to children. Their names are unimportant. What they say, says it all. They are the typical Irish woman.

"We are finally throwing off the shackles of the Catholic Church" and "We are a new country. The old Ireland is gone."

Good job gay sex-loving bishops and priests. Good job, doing the work of your father the Devil for all these decades. When you face your judgments, you will hear not only the voice of your Lord and Judge but also the voices of the millions of aborted children you were happy to sacrifice for your sodomy and personal gain. Your clocks are ticking and you don't care because you don't believe. But you will.

One day, for all eternity, you will.


Michael Voris

Tres torpedos dirigidos contra la barca de Pedro [Parte 3 de 3]

Padre Alfonso Gálvez Morillas

Fragmento de una homilía pronunciada el 8 de enero de 2012, festividad de la Sagrada Familia, en donde el padre Alfonso habla de una feroz campaña del Sistema contra la familia cristiana.

Torpedo tercero: La mentalidad anticonceptiva

Duración 15:42 minutos

EL INFIERNO (IV) (Capitán Ryder)


Nuestro Señor Jesucristo ha confirmado solemnemente esta terrible revelación, y en el Evangelio nos habla catorce veces del infierno (1).

No trasladaremos aquí todas sus palabras, a fin de evitar repeticiones. He aquí las principales. No olvides, caro lector, que es Dios mismo quien habla y dice: “Pasarán el cielo y la tierra, pero mis palabras no pasarán”.

Poco después de su admirable transfiguración en el Monte Tabor, Nuestro Señor decía a sus Discípulos y a la muchedumbre que le seguía: “Si vuestra mano (es decir, lo que tenéis de más precioso) es para vosotros ocasión de pecado, cortadla: vale más entrar en la otra vida con una sola mano, que ir con dos al infierno, al fuego que no se extingue, donde no muere el gusano del remordimiento, y donde el fuego no cesará jamás…”
Hablando de lo que sucederá al fin de los tiempos, dice: "Entonces el Hijo del hombre enviará a sus Ángeles, quienes tomarán a los que habrán obrado mal para echarlos en el horno de fuego, donde habrá llanto y rechinar de dientes. El que tenga oídos para oír, que oiga".
Cuando el Hijo de Dios predice el juicio final, en el capítulo vigésimoquinto del Evangelio de San Mateo, nos manifiesta anticipadamente los términos mismos de la sentencia que pronunciará contra los réprobos: “Apartaos de Mí, malditos, id al fuego eterno” Y añade: “Y éstos irán al suplicio eterno”.

Los Apóstoles encargados por el Salvador de enseñar su Doctrina y completar sus revelaciones, nos hablan de una manera no menos explícita del infierno y de sus llamas eternas.

Recordaremos a San Pablo, quien predicando el juicio final a los cristianos de Tesalónica, les dice que el Hijo de Dios “tomará venganza en la llama del fuego de los impíos que no han querido reconocer a Dios, y que no obedecen el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo; quienes tendrían que sufrir a su muerte penas eternas lejos de la presencia del Señor” (2).

El apóstol San Pedro dice que los malos participarán del castigo de los ángeles malos, que el Señor ha precipitado en las profundidades del infierno, en los suplicios del Tártaro. Los llama “hijos de la maldición, a los cuales están reservados los horrores de las tinieblas”.

San Juan nos habla igualmente del infierno y de sus fuegos eternos. A propósito del Anticristo y de su falso profeta, dice: “Serán arrojados vivos al abismo abrasado de fuego y azufre, para ser atormentados noche y día por todos los siglos de los siglos” (3).

Finalmente, el apóstol San Judas nos habla a su vez del infierno, manifestándonos los demonios y los condenados “encadenados por una eternidad en las tinieblas, y sufriendo las penas del fuego eterno”.

Y en todo el decurso de sus inspiradas Epístolas los Apóstoles hablan continuamente del terror de los juicios de Dios y de los eternos castigos que aguardan a los pecadores impenitentes.

Después de tan claras enseñanzas ¿debemos maravillarnos de que la Iglesia nos presente la eternidad de las penas y del fuego del infierno como un dogma de fe propiamente dicho, de tal suerte que aquel que se atreviese a negarlo, o únicamente a dudar de él, sería hereje? (4)

Luego la existencia del infierno es un artículo de fe católica, del cual estamos tan ciertos como de la existencia de Dios.

Luego hay infierno.

Monseñor Segur

Notas del Capitán


(1) ¡Como si nos hubiese hablado cuatrocientas! Monseñor Segur no entiende que en aquel tiempo no había grabadoras, como dice el superior de los jesuitas, por lo que en realidad estaba hablando de otra cosa. ¡Cualquiera sabe!

(2) Todo el mundo sabe que San Pablo no entendía el “discernimiento” ni la “misericordia”.

(3) También se equivoca San Juan. No son arrojados al infierno, simplemente desaparecen, que lo ha dicho Scalfaro, que se lo ha oído a un amigo.

(4) La Iglesia siempre lo ha enseñado, aunque ahora …parece que hay algunas dudillas.

(5) Este librito se publico con el Nihil Obstat correspondiente, como se hacían entonces las cosas: para que la gente supiese que la Iglesia le había dado el visto bueno y que lo que en él figuraba se ajustaba a Doctrina.

Capitán Ryder

Anatomía del encubrimiento: carta abierta al Papa Francisco



por THE REMNANT


'Yo fui parte del problema', papa Francisco a las víctimas de abuso de Chile.

-------

Su Santidad,

No. Usted no es parte del problema … usted es el problema. 
Usted nombró y elevó al protector de un depredador. Usted lo protegió incondicionalmente durante tres años, a pesar de la enorme evidencia en favor de su remoción del obispado y del ministerio sacerdotal.
Usted reprimió e ignoró el tsunami de pedidos, súplicas y evidencias sobre la complicidad del obispo Juan Barros y su involucramiento con el sacerdote depredador, el P. Fernando Karadima. En 2011, Karadima fue removido de sus deberes sacerdotales y desterrado a una vida de penitencia tras ser encontrado culpable por la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.
Usted se burló de su propia “política de tolerancia cero”.
Su arrogancia y clericalismo le impidieron ver las súplicas evidentes y prolongadas de las víctimas de abuso de Karadima y Barros.
Como astuto Papa dictador, usted despreció desdeñosamente las protestas de Chile. Usted creyó que amenazar y ridiculizar a las víctimas haría que se callen. Después de todo, sus tácticas intimidatorias dieron resultado a lo largo de sus años como obispo y cardenal en Buenos Aires. 
Tal como le dijo a su amigo, el rabino Skorka, en el libro Sobre el Cielo y la Tierra, “En mi diócesis jamás ocurrió [acusaciones de abuso sexual eclesiástico]”.
Allí no sucedía, dice Bergoglio.
Sin embargo, los medios de comunicación de Argentina estaban repletos de docenas de casos de abuso sexual eclesiástico durante los años en que Bergoglio fue obispo y cardenal en Buenos Aires.
Así que utilizó sus tácticas de encubrimiento, utilizando sus clásicas desmentidas e insultos para el escándalo de Barros
Y casi se sale con las suyas. Excepto por una fotografía …

Usted juzgó equivocadamente a las víctimas de Karadima/Barros. Las víctimas de abuso sexual eclesiástico son de las más quebradas y traumatizadas víctimas de abuso sexual. Rara vez poseen la perseverancia y la fuerza para desafiar la burocracia de la Iglesia, especialmente la jerarquía Vaticana, y el mismo Papa.
Usted pensó arrogantemente que si los atacaba verbalmente, los llamaba ‘calumniadores’ e ignoraba sus protestas, ellos desaparecerían, como la mayoría de las víctimas de abuso sexual eclesiástico. En el pasado le funcionó, cuando era cardenal en Buenos Aires. Mejor aún, ahora es usted el poderoso Papa, el Vicario de Cristo.
Y sin embargo juzgó erróneamente a estos sobrevivientes de Karadima. Estos hombres están dañados, pero de pie. No fueron intimidados por su infame mal carácter y desatinadas burlas. Estos hombres han sobrevivido el peor abuso imaginable y no iban a ser silenciados por sus repetidas amenazas vacías y viciosos ataques verbales.
Jamás esperó que las víctimas de Karadima/Barros lo superaran. A pesar del vicioso abuso que sufrieron, estos hombres son inteligentes, persistentes. Tienen poder; se llama Verdad.
Ellos sabían que necesitaban pruebas demostrables de que usted, papa Francisco, estaba al tanto de los alegatos específicos del horrendo abuso del padre Karadima mientras el obispo Barros miraba y no hacía nada. Imagine el enojo y el estupor de estas víctimas frente al sacerdote que miraba el abuso y no hacía nada. Nada. ¿Imagina su furia cuando se enteraron que usted honraba y elevaba a Barros como obispo de Osorno?
Usted fue arrinconado cuando el mundo vio la fotografía con el sobre de Juan Carlos Cruz, que detallaba su sufrimiento por el abuso del padre Karadima. 
Con la evidencia fotográfica y la documentación entregada al cardenal Sean O’Malley de manos de Marie Collins en abril 2015 ¡lo atraparon! Lo arrinconaron cuando el cardenal O’Malley dijo a las víctimas que la carta de Juan Carlos Cruz había sido entregada al papa Francisco.
Pasarían casi tres años hasta que la fotografía se hiciera pública para que el mundo viera que usted recibió la evidencia, la sórdida evidencia de la incompatibilidad de Barros para cualquier rol clerical.
Debajo está la línea de tiempo con su encubrimiento. Establece incontrovertidamente que usted tenía el conocimiento sobre la conducta reprensible e inadecuada de Juan Barros. Usted condujo una campaña mediática personal y pública para destruir toda crítica contra el obispo Barros. Usted defendió personalmente a Barros y vituperó a las víctimas de Barros. Su propia Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) investigó que este caso tenía toneladas de archivos y documentos sobre Karadima y el obispo Barros. Usted se negó a escuchar a todo aquel que tuviera los datos y la verdad.
El Caso Contra Francisco
Este es el caso contra el papa Francisco por ignorar y no adherirse a su propia política de tolerancia cero:
- 31 de ene., 2015 Carta de la Conferencia Episcopal de Chile al Vaticano protestando por el nombramiento del obispo Barros- Ignorada y Ocultada
- Feb. 2015 Un mes después, más de 1300 católicos de Osorno, junto con unos 30 sacerdotes diocesanos y varios miembros del parlamento chileno enviaron una carta al papa Francisco suplicando que cancele el nombramiento del obispo Barros planeado para el 21 de marzo de 2015. La carta fue entregada al papa Francisco, sin embargo el nombramiento no fue cancelado por Francisco. Como más tarde aprendieron los católicos de Osorno, la política interna de la Iglesia triunfa sobre la voluntad del pueblo. Ignorados y Reprimidos.
- 3 de feb., 2015- Juan Carlos Cruz entregó una carta al embajador del Vaticano objetando el nombramiento del obispo Barros, detallando la protección de Barros al padre Karadima. Ignorada y ocultada.
- 21 de mar., 2015- Protesta en la misa de asunción de Barros- los medios de comunicación mundiales cubrieron la masiva protesta de los católicos chilenos por el nombramiento de Barros. Ignorada y reprimida.
- 31 de mar., 2015– El Vaticano de Francisco defiende públicamente al obispo Barros, diciendo que “examinaron cuidadosamente la candidatura del prelado y no encontraron razones objetivas para impedir el nombramiento.” Ignorados y Reprimidos.
- Abril 2015- Miembros de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores relata que en abril 2015, enviaron una delegación a Roma para entregar personalmente al Papa una carta sobre Barros. Marie Collins entregó la carta al cardenal O’Malley, se le tomó una foto, y O’Malley admitió haberle dado la carta a FranciscoOcultada e ignorada.
- Mayo 2015 Surge un video de los chilenos en la plaza de San Pedro suplicando personalmente al papa Francisco que anule el nombramiento de Barros: en el video, el papa Francisco se enoja y los llama ‘estúpidos.’ Reprimidos e ignorados.
- Mayo 2015– La Corte Suprema de Chile envía una citación al Vaticano por información sobre el obispo Barros. Reprimida e ignorada.
- Enero 2018– Viaje papal a Chile. El papa Francisco defiende nuevamente el nombramiento de Barros en la conferencia de prensa en el avión.
El papa Francisco dijo que el día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia ¿Está claro?” También dijo: “No han venido, no se han presentado, no han ofrecido la evidencia en un juicio. Ha quedado todo en el aire.” “El caso del obispo Barros lo hice estudiar, investigar, lo hice trabajar mucho. No hay evidencias de culpabilidad y, al parecer, no se van a encontrar.” Suprimidas e ignoradas.
- Enero 2018 Vuelo papal del regreso al Vaticano … confrontado por un reportero de AP, el Papa dijo: “Yo nunca oí a una víctima de Barros. No vinieron, no dieron la evidencia”Suprimidos e ignorados.
Este autor ha investigado muchos casos de abuso sexual eclesiástico. Fui testigo de mentiras, amenazas, y tácticas de encubrimiento episcopal. No es nada nuevo ni particularmente complejo. Las tácticas de intimidación del papa Francisco demuestran los clásicos encubrimientos insidiosos de un obispo … el obispo de Roma.
Francisco fue forzado a rendirse y aceptar la derrota por la foto con el sobre, llena de sórdidos y violentos alegatos sobre un infame depredador que cazaba menores. El papa Francisco recibió “la evidencia y la prueba” de manos de su propio cardenal, el jefe de la Comisión para la Protección de Menores. Al papa Francisco le entregaron “la evidencia y la prueba” en abril 2015.
Cuando apareció la foto en febrero de 2018, se terminó el juego del encubrimiento papal.
Francisco ya no podía evadirlo.
Pensó que podía negar, reprimir, e ignorar las súplicas de las víctimas heridas, como había hecho tantas veces en Argentina.
Francisco, y sólo Francisco, es personalmente y autoritariamente responsable por este encubrimiento despreciable.
Francisco negó repetidamente los alegatos, utilizando el poder y el prestigio del Santo Oficio papal, cubriendo la evidencia. Y cuando lo atrapan en su red de mentiras, ¿qué hace?
Ahora Francisco acusa y utiliza como chivo expiatorio a los 34 obispos chilenos de la Conferencia Episcopal Chilena, quienes originalmente habían protestado contra el nombramiento de Juan Barros.
La tolerancia cero es un tropo vacío, a menos que el papa Francisco renuncie avergonzado y pase el resto de sus años en penitencia por su fracaso en proteger a los niños chilenos y responder a las súplicas de los fieles católicos chilenos, las víctimas de abuso del clero, e incontables sacerdotes chilenos.
¿Qué más podían haber hecho las víctimas y los católicos chilenos para llamar la atención del Papa sobre este asunto? Utilizaron todos los medios humanamente posibles para detener este peligroso nombramiento. Como respuesta, Francisco se burló de ellos, los ridiculizó y los insultó repetidas veces. Qué, Santo Padre.
Hasta aquí llegó la misericordia del Papa.
El Colegio Cardenalicio debiera reunirse inmediatamente y remover a Francisco, el obispo de Roma, por su grosera y grave negligencia y complicidad, desobedeciendo sistemáticamente y abusando de su propia política de tolerancia cero, provocando un escándalo de proporciones épicas en la Iglesia Católica global y en la Iglesia Católica chilena. 
En los lineamientos del nuevo Motu Proprio de Francisco sobre la Remoción de un Obispo, el estándar para la remoción “En el caso de abuso de menores o adultos vulnerables, es suficiente que la falta de diligencia sea grave.” § 3. Tres años de evasivas papales y encubrimiento es la definición de grave.
La línea de tiempo del encubrimiento de Francisco fácilmente demuestra la  evidencia arrolladora del incumplimiento pernicioso y excesivo del deber eclesiástico de asegurar la protección de los niños y la integridad moral del episcopado. 
Finalmente, ¿protegerán los príncipes de la Iglesia a los niños? ¿O continuarán temblando en sus mitras frente al Papa dictador?
Próximo capítulo: Continúa el encubrimiento …
Elizabeth Yore*
*Elizabeth Yore es una abogada internacional por la defensa del niño, quien investigó casos de abuso sexual eclesiástico.
Traducido por Marilina Manteiga. (Artículo original)