BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



martes, 18 de junio de 2019

¿Por qué el sínodo? (Carlos Esteban)



Ya conocemos en qué, es decir, el temario del Sínodo de la Amazonia que se celebrará el próximo octubre, su Instrumentum Laboris. Lo que no sabemos es el por qué o, si se prefiere, el para qué de una reunión episcopal que parece acentuar la deriva sincretista de los últimos años.

Por mucho que el último sínodo -el equívocamente llamado Sínodo de la Juventud- haya inaugurado la nueva Iglesia Sinodal querida por Francisco, estas reuniones episcopales de la Iglesia Universal siguen siendo lo bastante raras como para entender que responden a retos importantes para la Barca de Pedro.

Con la publicación del Instrumentum Laboris del sínodo sabemos ya qué cuestiones se van a discutir y, si hemos de atender a los precedentes, aprobar e incorporar al magisterio ordinario (otra de las innovaciones introducidas por Francisco mediante el oportuno motu proprio): un potpourrí de ecologismo popular, teoría del Buen Salvaje y relativismo litúrgico y sacramental bastante indigesto. Pero, ¿por qué?

Por introducir lo que tiene de intrigante que se convoque un sínodo sobre las necesidades de esta zona citaremos una frase brutal, pero creo que acertada en general, de nuestro Specola: la Amazonia y sus problemas no interesan a nadie. Es decir, aquí, como en el Sínodo de la Juventud, el tema alegado es una mera excusa para otra cosa, para otros fines.

Por ejemplo, la ordenación de hombres casados. Es Alemania la que lo pide, pero siguiendo el discurrir del propio pontífice cuando hablaba de islas remotas, quedaría raro que se plantease así, como una concesión a las demandas de una Iglesia nacional rica y en absoluto periférica. Sobre todo, porque en esa tierra no parece que a los luteranos, cuyos pastores pueden y suelen casarse, les vaya mejor con las vocaciones. Así que uno busca un paraje exótico, una vastísima zona de naturaleza virginal y almas geográficamente dispersas privadas de los sacramentos por culpa, de algún modo, del celibato sacerdotal.

Naturalmente, suena raro que, en un momento de crisis eclesial como el que vivimos en Occidente, el destino de un millón largo de indígenas tenga que preocupar más que los varios millones que abandonan cada año la Iglesia en Occidente, como para justificar todo un sínodo. Como ironiza la Cigüeña de la Torre cuando propone “como Sínodo siguiente, ante el gravísimo problema que está planteado, que a la Amazonía le siga Euskadi porque clama al cielo lo que allí está ocurriendo. Son escasísimas las vocaciones en las tres provincias, perdón, cuatro, porque Navarra es Euskadi, e incluso parte de Zaragoza, Huesca y Santander, más toda La Rioja, con muchos más habitantes que los que tiene la Amazonia”. Que les pregunten a los curas de, por ejemplo, la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol que tienen que servir a un puñado de aldeas dispersas cada domingo.

De modo que realmente nos resulta muy, muy difícil creer que la finalidad de la convocatoria de este sínodo es la que se publicita. Entonces, ¿cuál?

Por lo que indica el Instrumentum Laboris, lo que parece pretenderse es algo muy en línea con muchas otras actuaciones y alocuciones papales, y que entronca muy especialmente con el ‘pacto para la paz’ firmado por Su Santidad con el Gran Imán de Al Azhar en Abu Dabi, del que tan satisfecho volvió Francisco, enviando copia a todas las instituciones educativas católicas del orbe. El gran triunfo consistía en haber dado un paso de gigante en el ‘diálogo interreligioso’ de la Iglesia y el Islam, incluyendo esa polémica frase según la cual Dios quiere la pluralidad de religiones.

Que Francisco es un Papa ecuménico no hace falta subrayarlo demasiado, aunque su visión transciende el ecumenismo original, que se centraba en avanzar hacia la unidad de los cristianos: Francisco quiere eso mismo pero con todas las religiones.

Las ‘pruebas’ de esa actitud son demasiado abundantes para citarlas todas, desde la celebración de esa tragedia que fue la división de la Iglesia por obra de Lutero, repentinamente convertido de archiheresiarca en “testigo del Evangelio”, hasta la citada cercanía con el Islam -en su viaje a Marruecos, exhortó a la diminuta comunidad católica de allí a no buscar la conversión de los musulmanes-, su proximidad con el judaísmo y sus fraternales lazos con la Ortodoxia oriental.

Francisco busca una confluencia de las religiones, no ha hecho secreto de ello, y si lo que separa a las distintas confesiones son sus dogmas y su doctrina, ¿no tiene sentido relativizarlos? El Papa nos ha exhortado a que no “convirtamos la verdad en un ídolo”, lo que resulta algo difícil de compatibilizar con la adoración de un Cristo que se llama a sí mismo la Verdad. También nos ha pedido, más recientemente, que no busquemos ‘claridad’ porque el propio Cristo no se la quiso dar sus propios apóstoles.

¿Y qué tenemos en el Instrumentum Laboris? Veamos el punto 98 sugiere a los pastores destinados a la evangelización de los indígenas “integrar la teología indígena y la ecoteología que los prepare a la escucha y al diálogo abierto en donde acontece la evangelización”, se pide “la enseñanza de la teología indígena panamazónica en todas las instituciones educativas”, “profundizar en una teología india amazónica ya existente, que permitirá una mejor y mayor comprensión de la espiritualidad indígena” y “tener en cuenta los mitos, tradiciones, símbolos, saberes, ritos y celebraciones originarios que incluyen las dimensiones trascendentes, comunitarias y ecológicas”.

Carlos Esteban

Implican al Papa en la ‘Operación Volver’ del peronismo argentino (Carlos Esteban)



INFOVATICANA



La prensa argentina se ha hecho eco de unas grabaciones en las que personajes cercanos a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner implican al Papa en las estrategias para que la ex mandataria regrese al poder.

En el primer año de sus respectivos pontificados, los dos Papas inmediatamente anteriores -los primeros no italianos en siglos-, Juan Pablo II y Benedicto XVI, habían realizado sendas visitas pastorales a sus respectivos países. Francisco, no menos viajero que sus predecesores, no ha vuelto a su Argentina natal en estos seis años ni se conocen planes de que vaya a hacerlo, pese a que en uno de sus viajes -a Chile y Perú- tuvo incluso que sobrevolarla.

Pero este desapego aparente por su patria no significa que Su Santidad la tenga olvidada. De hecho, sigue diariamente muy de cerca la escena política argentina y, según informa uno de los primeros diarios bonaerenses, Clarín, pretende influir en ella.

Como arzobispo de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Bergoglio tuvo frecuentes choques con la presidente peronista Cristina Fernández de Kirchner, descabalgada del poder en las últimas elecciones por Mauricio Macri. Pero parece que entre la ex mandataria y el nuevo líder, Francisco no tiene dudas. De hecho, en su habitual política de ‘gestos’, el pontífice ha favorecido a los políticos de izquierda populista, desde Evo Morales a Lula Da Silva, a la que pertenece ‘la K’, tanto como ha dejado claro su rechazo por sus sucesores, como el brasileño Bolsonaro.

Si con Francisco es más cierto que con otros líderes aquello de que “una imagen vale más que mil palabras”, las sonrisas en sus repetidos encuentros con Kirchner o las cartas de ánimo enviadas a la cárcel donde Lula cumple condena contrastan poderosamente con su negativa a recibir al líder derechista Salvini, a tiro de piedra de su propio Estado, o el gesto adusto con que recibió a Macri en una brevísima reunión protocolaria.

Pero la noticia que da Clarín -‘Vinculan al papa Francisco con la “Operación Volver” del kirchnerismo’- va mucho más allá que los meros gestos. Su nombre ha salido mencionado en unas escuchas grabadas a conversaciones entre un cargo kirchnerista encarcelado por su responsabilidad en una tragedia ferroviaria, Juan Pablo Schiavi, y Eduardo Valdés, ex embajador argentino ante la Santa Sede. Valdés está considerado como el enlace natural entre el peronismo kirchnerista y Su Santidad por sus buenas relaciones de amistad con Francisco y con Cristina.

Las escuchas, difundidas por «Periodismo para Todos», corresponden a una grabación efectuada el pasado mes de enero, y en ellas se discuten las estrategias para devolver a ‘la K’ a la Casa Rosada, estrategias que se han ido aplicando desde entonces, y en las que el Papa jugaría un papel relevante.

Es Schiavi el primero en sugerir que se envíe «un mensaje para nuestro amigo de Roma». Y sigue: «Es reflexión mía, ¿no? Por ahí es una pelotudez mía lo que te digo. Yo creo que es el único que puede decir algunas cosas que ordenen el gran frente opositor que necesitamos. Es el único con poder». Valdés responde con un revelador: «De hecho, lo está haciendo».

Cinco meses después, el Papa da un encendido discurso en el que condena con fuerza el ‘lawfare’. ¿Qué es el ‘lawfare‘? Se trata de un neologismo que mezcla ‘warfare‘, guerra, y ‘law‘, ley, y que pretende que se está usando fraudulentamente la vía judicial para alejar del poder a los líderes populistas de izquierdas, en un evidente abuso de los procesos jurídicos. Esa sería la explicación ‘mítica’ de los procesos judiciales abiertos contra la ex presidente argentina y con el juicio por corrupción que llevó a la cárcel a Lula. En ambos casos -y otros-, se trata de deslegitimar la actuación de uno de los poderes del Estado, el judicial, presumiendo que está prevaricando contra los líderes electos por oscuros motivos políticos.

Carlos Esteban

El ‘discernimiento caso por caso’, contra la casuística (Carlos Esteban)



En su reunión con los jesuitas rumanos, Su Santidad arremetió contra la casuística, una modalidad que suele asociarse, precisamente, a los jesuitas. Y hoy conocemos el Instrumentum laboris del Sínodo de la Amazonía, que propone precisamente una forma típica de casuística.

La casuística se ha posesionado de la pastoral católica bajo el pontificado de Francisco, caracterizado más que ningún otro por ese “discernimiento caso por caso”, por ese primar la excepción y relativizar la norma del que durante siglos se ha acusado, con justicia o sin ella, precisamente a los jesuitas.

¿Pueden comulgar los divorciados que se han vuelto a casar sin anular su primer matrimonio y viven ‘more uxorio’ con la segunda mujer? Pues habrá que ver, con acompañamiento, caso por caso. ¿Y los luteranos cónyuges de fieles católicos? Exactamente igual, con el acompañamiento del sacerdote de que se trate. Todo es el caso concreto, pura moral de situación.

Pero, sorprendentemente, el propio Francisco arremetió contra la casuística en uno de eso encuentros con correligionarios jesuitas, donde se le ve especialmente cómodo, rodeado por un público que va a entenderle y al que le entiende. En el caso al que nos referimos, en la última de estas reuniones, en su reciente viaje a Rumanía. Allí les dijo: “El peligro en el que corremos el riesgo de caer será siempre la casuística”.

Y hoy nos enteramos de un nuevo ‘caso’ para la casuística, de la mano del Instrumentum laboris del Sínodo de la Amazonia que, como todos sabíamos y se había comentado hasta la saciedad, plantea la posibilidad de ordenar a varones casados. Caso por caso, naturalmente; excepcionalmente, ya se sabe.

Lo primero que salta a la vista, lo inocultable, es que del mismo modo que se convocó un Sínodo de la Juventud para ‘colar’ la sinodalidad, de la que apenas se había hablado en él, aquí se va a tomar al Amazonas como mero pretexto para introducir innovaciones que demandan muy lejos de ahí, a orillas de otro río, el Rin.

Lo que se busca en el Sínodo de la Amazonía tiene muy poco o nada que ver con las necesidades pastorales de los indígenas. Antes de acusarme de conspiracionista, pregúntense: ¿qué tienen los habitantes de esta zona que justifique un sínodo de la Iglesia Universal? La población indígena de esa vastísima región no supera con mucho el millón de almas. En nuestro tiempo, la cuna desde la que el cristianismo se dispersó por todo el planeta está perdiendo fieles en una sangría multitudinaria, que supera con mucho la población que baña el río Amazonas. Se cierran y venden numerosas iglesias, monasterios, seminarios en el antaño Occidente cristiano, que se ha convertido verdaderamente en ‘tierra de misión’. Solo en España, la diferencia entre quienes fueron cristianos de niños y lo son de mayores supera los 12 millones de personas.

Esta hemorragia de fieles, sin embargo, no preocupa al Papa. Lo dejó meridianamente claro cuando se discutía el destino de los bienes eclesiales que tenían que ponerse en venta. Era algo, dijo, que no debía alarmarnos. ¿Por qué debe, entonces, alarmarnos la evangelización de un número mucho menor de indígenas?

La respuesta es, precisamente, la casuística. El caso amazónico, con sus difíciles e inexistente comunicaciones y vastas distancias es el escenario ideal para justificar ese viejo anhelo del ‘ala progresista’ de la clerecía occidental: los curas casados.

El Instrumentum laboris plantea ordenar a “ancianos, preferentemente indígenas”, que sean “respetados” y tengan una “familia establecida y estable”; mejor que dejar a “las comunidades” sin la Eucaristía, “se deberían cambiar los criterios de selección y preparación de los ministros autorizados para celebrarla”.

Bueno, son casos muy específicos, y el propio Francisco dijo en una de sus ruedas de prensa aéreas que preferiría morir antes de condonar la abolición del celibato sacerdotal. Pero de este modo puede aprobarlo por la puerta de atrás, solo en casos muy excepcionales que, si los precedentes y el conocimiento de la naturaleza humana sirven para algo, se irán ampliando hasta que, en la práctica, el celibato sea meramente opcional en los sacerdotes.

Carlos Esteban

Una entrevista reveladora, la última de Francisco con los jesuitas. También con sus contradicciones (Sandro Magister)


*
Cuando el papa Francisco está en viaje fuera de Italia, no tienen lugar solamente las conferencias de prensa en el avión, para preguntarle y escuchar en vivo sus respuestas. Tienen lugar también sus encuentros con los jesuitas del lugar, que se llevan a cabo a puertas cerradas, pero de los que, puntualmente, pocos días después, el padre Antonio Spadaro publica la transcripción íntegra en “La Civiltà Cattolica”.
El informe de la entrevista entre Francisco y los jesuitas de Rumanía, acontecida al atardecer del 31 de mayo en la nunciatura de Bucarest, contiene tres pasajes con tres argumentos particularmente reveladores del pensamiento del Papa.
*
El primero tiene que ver con las acusaciones públicas contra Francisco de haber protegido y promovido a personajes de los cuales conocía sus fechorías sexuales, en particular las del ex cardenal estadounidense Theodore McCarrick y las del obispo argentino Gustavo Óscar Zanchetta.
A los jesuitas de Rumanía el Papa no les volvió a repetir que jamás había sabido algo de los delitos de uno y del otro. Pero confirmó que no quiso responder a esas acusaciones, invocando en apoyo de su propio silencio dos ejemplos extraídos de la historia de la Compañía de Jesús.
El primer ejemplo es la apacibilidad del jesuita san Pedro Fabro (1506-1547), contrapuesta por Francisco a la dureza batalladora de otro jesuita contemporáneo suyo, san Pedro Canisio (1521-1597):
“Hay que llevar sobre los propios hombros el peso de la vida y de sus tensiones. […] Hay que tener paciencia y dulzura. Eso mismo hacía Pedro Fabro, el hombre del diálogo, de la escucha, de la cercanía, del camino. El tiempo actual es más de Fabro que de Canisio, quien, a diferencia de Fabro, era el hombre de la disputa. En un tiempo de críticas y de tensiones hay que hacer como Fabro, que trabajaba con la ayuda de los ángeles: le rogaba a su ángel que hablara con los ángeles de los otros para que hiciesen con ellos lo que nosotros no podemos hacer. […] Este no es el momento de convencer, de hacer discusiones. Si uno tiene una duda sincera sí, se puede dialogar, aclarar. Pero no responder a los ataques”.
El segundo ejemplo está dado por las cartas – reunidas en un volumen editado por los jesuitas de “La Civiltà Cattolica” – de los prepósitos generales de la Compañía de Jesús en el período de la supresión de la Orden, en la segunda mitad del siglo XVIII:
“Si leen el libro, verán que allí se dice qué se debe hacer en los momentos de tribulación a la luz de la tradición de la Compañía. ¿Qué hizo Jesús en el momento de la tribulación y del ensañamiento? No se ponía a litigar con los fariseos y saduceos, como había hecho antes cuando estos intentaban tenderle trampas. Jesús permaneció en silencio. En el momento del ensañamiento no se puede hablar. Cuando hay persecución […] se abraza la cruz”.
*
El segundo pasaje revelador se refiere a la idea apreciada por Francisco de la sabiduría y de la inocencia innatas en el “pueblo”. Una idea que sustenta tanto su visión teológica de la Iglesia como “santo pueblo fiel de Dios”, como su visión política típicamente “populista”:
“¿Cuáles son las verdaderas consolaciones? […] Las encuentro con el pueblo de Dios. […] El pueblo de Dios comprende mejor que nosotros las cosas. El pueblo de Dios tiene un sentido, el ‘sensus fidei’ que te corrige la línea y te pone en el recto camino”.
En apoyo de esta visión suya, Francisco recurrió a dos anécdotas.
En la primera relató haber encontrado un día a una anciana con “los ojos preciosos, brillantes”, quien después de un par de bromas le había dicho que rezaba todos los días por él. Y él le respondió: “Dígame la verdad: ¿por mí o contra mí?”. Y la anciana que le dijo: “¡Pero, por supuesto: rezo por usted! Muchos otros dentro de la Iglesia rezan en contra de usted”. Moraleja de la fábula: “La verdadera resistencia [contra el Papa] no está en el pueblo de Dios, que se siente de verdad pueblo”.
La otra anécdota remite a cuando Jorge Mario Bergoglio era un simple sacerdote y se llegaba cada año al santuario de Nuestra Señora del Milagro, situado en el norte de Argentina:
“Allí hay siempre mucha gente. Un día, después de la misa, mientras salía con otro sacerdote, se acerca una señora sencilla, del pueblo, no ‘ilustrada’. Llevaba consigo estampitas y crucifijos. Y le pidió al otro sacerdote: ‘Padre, ¿me bendice?’. Él, que es un buen teólogo, respondió: ‘Pero, ¿usted estuvo en la misa?’. Ella respondió: ‘Sí, padrecito’. Entonces él preguntó: ‘¿Usted sabe que la bendición final bendice todo?’. La señora: ‘Sí, padrecito’. […] En ese momento salía otro sacerdote, y el «padrecito» se dio la vuelta para saludarlo. En ese momento, la señora se dirigió de repente a mí y me dijo: ‘Padre, ¿me bendice?’. Ahí está. ¿Veis? La señora había aceptado toda la teología, pero quería esa bendición. ¡La sabiduría del pueblo de Dios! ¡Lo concreto! Vosotros diréis: pero podría ser superstición. Sí, algunas veces alguien puede ser supersticioso. Pero lo que importa es que el pueblo de Dios es concreto. En el pueblo de Dios encontramos lo concreto de la vida, de las verdaderas cuestiones, del apostolado, de las cosas que tenemos que hacer. El pueblo ama y odia como se debe amar y odiar”.
*
El tercer pasaje revelador, en la entrevista con los jesuitas de Rumanía, se refiere a la cuestión de la Comunión a los divorciados que se han vuelto a casar, cuestión todavía irresuelta desde que los “Dubia” expuestos por cuatro cardenales permanecen aún sin respuesta:
“El peligro en el que corremos el riesgo de caer será siempre la casuística. Cuando comenzó el Sínodo sobre la familia, algunos dijeron: ahí está, el papa convoca un Sínodo para dar la comunión a los divorciados. ¡Y siguen todavía hoy! En realidad, el Sínodo recorrió un camino en la moral matrimonial, pasando de la casuística de la escolástica decadente a la verdadera moral de santo Tomás. El punto en el que en ‘Amoris laetitia’ se habla de integración de los divorciados abriendo eventualmente a la posibilidad de los sacramentos fue hecho según la moral más clásica de santo Tomás, la más ortodoxa, no la casuística decadente del ‘se puede o no se puede’”.
*
El argumento presentado aquí por Francisco como justificación de “Amoris laetitia” es el mismo que ya había expuesto, casi con las mismas palabras, a los jesuitas de Chile y Perú, con quienes se encontró el 16 de enero de 2018 en Santiago de Chile, durante su viaje a esos países.
De la misma manera que el remitirse a san Pedro Fabro, contrapuesto a san Pedro Canisio, con muchas invocaciones a los ángeles, se encuentra igualmente y en forma idéntica en la entrevista entre Francisco y los jesuitas de Lituania y Letonia, con quienes se encontró en Vilnius el 23 de setiembre de 2018.
Sucede muchas veces que Francisco se repite, especialmente cuando habla improvisando. Pero a veces sucede que también saca a la luz aspectos íntimos de su personalidad.
Por ejemplo, a los jesuitas de Chile y Perú llegó a decir que es “por salud mental” que se niega a leer los escritos de sus opositores:
“Por salud mental yo no leo los sitios de Internet de esta así llamada ‘resistencia’. Sé quiénes son, conozco los grupos, pero no los leo, simplemente por salud mental. […] Algunas resistencias vienen de personas que creen poseer la vera doctrina y te acusan de hereje. Cuando en estas personas, por lo que dicen o escriben, no encuentro bondad espiritual, yo simplemente rezo por ellos. Siento pena, pero no me detengo en este sentimiento por salud mental”.
En otras ocasiones Bergoglio ha presentado otras vetas sobre sus inquietudes interiores y sobre sus momentos “de desolación” en su vida.
Pero basta señalar aquí su más reciente caída en contradicción con el declarado rechazo de leer “los sitios de Internet” de sus opositores.
El jueves 13 de junio, en el discurso dirigido a los nuncios apostólicos convocados en Roma, en un cierto punto Francisco les ordenó que corten todo contacto con los sitios de Internet y los blogs de los “grupos hostiles al Papa, a la Curia y a la Iglesia de Roma”.
Ahora bien, ¿cómo concluyó Francisco este discurso? Con las “Letanías de la humildad”, del siervo de Dios y cardenal Rafael Merry del Val (1865-1930), secretario de Estados de san Pío X.
Una nota a pie de página, en el texto oficial del discurso, remite a las fuentes de las que ha recogido esta oración.
Esa fuente es un post de sitio de Internet “Corrispondenza Romana”, con la firma de su fundador y director Roberto de Mattei, historiador de la Iglesia, uno de los críticos más radicales del actual pontificado.
¿Esto no constituye un signo que Francisco no sólo lee, sino que también abreva, cuando sirve, en estos sitios de Internet que “por salud mental” dice que pone a un lado?
Sandro Magister

NOTICIAS VARIAS 17 y 18 de de Junio de 2019




SPECOLA

La tomadura del pelo del concilio amazónico, el Papa Francisco y el fin del sacerdocio, la Iglesia y la Eucaristía, Vaticano e Italia.

El apagón argentino, los besos del hermano Ravasi, los nuncios de Francisco, ha muerto Zeffirelli.

INFOCATÓLICA

Mons. Héctor Aguer advierte: Votar por políticos a favor del aborto «es pecado mortal»

Las diócesis de California piden a los fieles que presione a los congresistas para no legislar contra el secreto de confesión

ADELANTE LA FE

Ideología de género: ¿diálogo o resistencia? (Mario Caponnetto)
“Rezan demasiado”. El Vaticano cierra otra orden

INFOVATICANA

Primera misa en Notre Dame tras el incendio

CHIESA E POST CONCILIO

Un insigne psicologo critica ferocemente il nuovo documento sul gender del Vaticano definendolo un compromesso col “neopaganesimo”


GLORIA TV

VIGANÒ: Hablo sólo de lo que he visto personalmente. Así opera la mafia homosexual en la Iglesia

El cardenal Becciu cambia la doctrina

Una entrevista reveladora, la última de Francisco con los jesuitas. También con sus contradicciones

Documento de Trabajo publicado, el Sínodo sobre la Amazonia abolirá el celibato

Activismo de izquierda: Francisco advierte sobre “tendencias autoritarias”

Cardenal sugiere que exhibir la Cruz es un “rito mágico”

DIANE MONTAGNA

Vatican’s Amazon Synod to discuss allowing married priests, letting bishops ‘adapt’ Mass

SECRETUM MEUM MIHI

Vaticano niega rumores de derrame sufrido por Benedicto XVI © Getty Images Esta es una información de The Catholic Heral...

Oficial: Sínodo para la Amazonía sí considerará la ordenación de hombres casados Se presentó hoy el Instrumetum Laboris ...

Selección por José Martí

Abuse of money and sexual abuse are intermingled, a special LGTB police, etc.


Duración: 3 minutos

Abuse of money and sexual abuse are intermingled, Phil Lawler told EWTN in the context of disgraced Wheeling-Charleston bishop Michael Bransfield. Bransfield has been accused of sexual harassment of adults and extravagant spending. Lawler stresses that Baltimore Archbishop Lori who was appointed to examine the scandal, received checks from Bransfield. "This is an evident conflict of interests", Lawler comments - quote. "There are checks flying around. That is seemingly a normal practice."

Raymond Arroyo also asked Lawler about rumors regarding a possible reinterpretation of Holy Communion during the upcoming Amazon Synod of Bishops. According to Phil Lawler, this would hit the core of the Catholic faith. Lawler stressed that in recent synods nothing happened without prior approval of Pope Francis. Quote, "If it´s rumored, the rumors are being circulated out of the apostolic palace." Or the Santa Marta house...

67-year-old parish priest Father Roman Kneblewski is being retired from his parish in Bydgoszcz/Poland by bishop Jan Tyrawa. One of the reasons: Father Kneblewski celebrates too many Latin Masses during the week. The priest is known in Poland for his catechisis videos where he promotes solid Catholic teaching and patriotism. Father Kneblewski answered to his bishop’s allegations and stated in a YouTube- Video that he will appeal to the Vatican on this decision, pointing out that a parish priest cannot be withdrawn from his post without a solid reason.

Vall d'Uixo is the first city in Spain that has created a special LGBT police unit, engaged in persecuting those who criticize homosexualism. The police unit will also be involved in - quote - "educational activities". It will, for example, be present at homosexualist events. Such Gaystapo structures are increasingly spreading with international organizations such as LGBTIPOL or the European LGBT Police Association trying to suppress critics of gay ideology.