BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



lunes, 22 de junio de 2015

LAS TRES CAMPANADAS (2 de 9) : Su importancia


El contenido completo de esta entrevista al vicario general del Opus Dei, monseñor Mariano Fazio, puede leerse mejor pinchando aquí. O bien, haciendo clic en el siguiente enlace que nos lleva directamente a la entrevista en el periódico el País, el 9 de mayo de 2015. Entre otras cosas dice lo siguiente:

En la Obra tratamos de estar siempre en perfecta sintonía con el Papa de cada momento porque vemos que es una manera de estar también unidos a Dios. (..) Conozco a mucha gente de la Obra que está fascinada con el estilo de Francisco y otros que no le gustan tanto. Y otros que no les gustaba el estilo de Benedicto y ahora están encantados. Son cuestiones totalmente opinables. Pero yo veo una gran unidad con el Papa. [La unidad, más que con el Papa, debe ser con Jesucristo. Eso es lo esencial, pero esta idea no la acabo de ver, por más que busco].


A eso me refería en el post anterior cuando hablaba del espíritu del Opus de ahora. San José María Escrivá de Balaguer, el fundador del Opus Dei, poco antes de morir, escribió tres cartas dirigidas a los fieles de la Prelatura del Opus. No estaban destinadas al público en general sino para uso restringido de los miembros de la Obra. Se las conoció como las tres campanadas, al ser como tres toques de atención relativos a los graves problemas de la Iglesia, en su propio seno, y a cuál debería de ser su actitud para enfrentarse a ellos. La primera fue escrita el 28 de marzo de 1973. La segunda el 17 de junio de 1973 (ambas en la primavera de 1973). Y la tercera la escribió el 14 de febrero de 1974. Como sabemos, San José María murió el 26 de junio de 1975. Estamos ya a punto de celebrar el cuarenta aniversario de su muerte. 

Estas campanadas vienen a ser profecías porque lo que se relata en ellas es hoy más real que cuando las escribió. Tal vez lo hizo con ese propósito. Solamente se conocen públicamente dos de ellas, la primera y la tercera. De la segunda se conoce un resumen (que yo sepa) dado por Andrés Vázquez de Prada, al referirse a las tres, en su biografía en tres tomos "El fundador del Opus Dei". Sobre estas campanadas habla también el director de Infocatólica en un artículo fechado el 14 de diciembre de 2014

En cualquier caso, todas ellas son conocidas por la Autoridad competente en la Iglesia, pues fueron incorporadas como documentos en el proceso de canonización de Escrivá de Balaguer. Existe aceptación plena por parte de la Autoridad Máxima de la Iglesia acerca de ellas que más que opiniones legítimas vienen a ser una denuncia de todos los abusos que se cometieron después del Concilio Vaticano II; y que van más allá del peligro anunciado en 1972 por el papa Pablo VI, cuando habló del "humo de Satanás" que se había infiltrado en la Iglesia. 

No hay que olvidar que estos documentos fueron escritos hace ya más de 40 años. La canonización de Escrivá de Balaguer convierte su pensamiento en un patrimonio de todos los católicos, no sólo de los miembros del Opus Dei. Su contenido, por lo tanto, puede ser válido para todos los católicos.

------

Dicho lo cual paso ya a exponer mi resumen particular sobre dichas campanadas, seleccionando aquellos párrafos que más me han llamado la atención porque son un reflejo de lo que está ocurriendo en la actualidad. En el caso de que hiciera algún comentario concreto, éste vendría entre corchetes y con letra azul, para evitar cualquier tipo de confusión entre lo dicho por el santo y lo dicho por mí. Nota: Hay bastantes resúmenes sobre estas cartas. En particular, caben destacar los que vienen en  "Adelante la Fe" y en "Unción Católica", (éste último de Luis Eduardo López Padilla)


(Continuará)

El cambio climático es sólo una hipótesis de trabajo (Infocaótica)



Fuente: Infocaótica

-----

Se dice que existe un consenso científico muy consistente que indica que estamos en presencia de un preocupante calentamiento del sistema climático. ¿Existe tal consenso científico o estamos ante un tópico de la corrección política? (...)

A día de hoy, la teoría del Cambio Climático consiste en la conjunción de tres hipótesis que no siempre suelen distinguirse, pese a que cada una de ellas posee un grado distinto de corroboración. Éstos son los tres pilares del consenso:

A. Existe un calentamiento global de la Tierra.

B. La causa principal del calentamiento global es el efecto invernadero.

C. La causa principal del efecto invernadero son las emisiones de CO2 de origen antrópico.


El lector interesado en obtener una explicación de los tres puntos mencionados, puede leer este enlace. Y se encontrará con que, en estos temas, sólo hay conjeturas de baja probabilidad. Lo cierto es que hay científicos que directamente niegan la existencia de un cambio climático; los hay que aseguran que el cambio climático es real pero que es imposible demostrar que el culpable sea el hombre a través de su emisión de gases de efecto invernadero; o los que creen que efectivamente el clima está cambiando y el responsable es el ser humano, pero advierten que la acción política y científica se ha vuelto ciertamente histérica y se preocupan por el grado de sectarismo y gregarismo que envuelve al tema y que impide la correcta toma de decisiones. A todos estos científicos les une el escepticismo en torno al cambio climático y al calentamiento global terrestre y por eso son objeto de ataques, insultos, infamias, marginación, ostracismo.

Parece un momento oportuno [a la vista de la Encíclica Laudatus si] para recordar que la Iglesia tiene como campo de intervención en los problemas sociales sólo sus aspectos morales: la doctrina social se limita a las consecuencias sociales de la teología moral. El Magisterio no tiene competencia en los aspectos estrictamente científicos y técnicos. Ni la Iglesia, ni ciencia alguna, puede aportar la solución definitiva de un problema cuyos datos se renuevan constantemente. Con el cambio de las circunstancias, lo que ofrece permanencia, en estos campos del saber, son los principios de moral. Las aplicaciones concretas, por ser contingentes, variables y opinables, no pueden constituir un cuerpo doctrinal que se pueda denominar con propiedad Doctrina Social de la Iglesia (en adelante, DSI).

Antes de enseñar sobre lo que deben hacer u omitir los cristianos respecto del calentamiento global, es necesario establecer con certeza moral que: 



a) Tal hecho existe. 
b) Es efecto de causas humanas, dependientes del uso de la libertad. 

[Suponemos que Francisco, asesorado por el Doctor Eximio Tucho Fernández, ha consultado a las más altas autoridades científicas en la materia antes de emitir juicios morales…]

La finalidad de la DSI es promover el bien espiritual de los fieles. Pero si ésta [la DSI] pretendiera aplicar los grandes principios buscando agradar al mundo, promover intereses temporales o hacer triunfar determinados puntos de vista científico-técnicos, subvertiría su finalidad.