BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



lunes, 1 de octubre de 2018

OCHO AÑOS ESCRIBIENDO EN EL BLOG (José Martí)


En su momento, el 1 de Octubre de 2010, hice la presentación de este Blog, cuyo nombre inicial fue «Blog católico de José Martí» el cual desdoblé en dos el 24 de abril de 2013 (poco más de un mes de la elección de Jorge Bergoglio como papa Francisco). Al nuevo Blog lo bauticé con el nombre de Il trovatore

Fue casual, en realidad, la idea de escribir en un blog. Además, disponía de poco tiempo y desconocía cómo se podía crear un blog. Busqué un tutorial en Google y aprendí lo suficiente como para comenzar a escribir. 

En realidad, el objetivo de esta decisión no fue otro que el de poner por escrito una serie de ideas que consideraba que podían hacer bien a quienes las leyeran, ideas relacionadas básicamente con la Doctrina de la Iglesia Católica, tal y como ésta siempre ha sido, motivado, fundamentalmente, por el desconocimiento que los católicos tenían -y tienen-acerca de su propia fe.

No he seguido un criterio específico, a la hora de escribir, sino que lo hacía en función de lo que pensaba que era lo más idóneo, en aquel momento. Por otra parte, a medida que se va escribiendo las ideas cobran forma y el esfuerzo de pasarlas al «papel» se ve recompensado, al menos de dos maneras: primero, personal, porque mejora el conocimiento que ya se tiene de algún tema, al profundizar en él y al desarrollarlo con un cierto orden; y segundo, pensando en los demás, porque ese conocimiento, que adquiero con cierto esfuerzo, al escribirlo, puede ser conocido por quienes lo lean, pues no todos tienen el tiempo suficiente para acceder a determinado tipo de saberes que, por otra parte, son poco o nada difundidos por los medios de comunicación.

He pretendido que la Palabra de Dios (que llegue a la gente que lea este blog) no esté adulterada, como suele ocurrir con harta frecuencia. En todo momento me he mantenido fiel a lo que la Iglesia Católica ha enseñado, a la Palabra de Dios, contenida en los Evangelios y transmitida fielmente por la Tradición a lo largo de dos mil años. Cuando se trataba de cuestiones opinables así lo he hecho saber en la entrada correspondiente. Y cuando he tenido alguna duda he procedido a consultarla primero con sacerdotes de gran formación teológica y de fidelidad probada a la Iglesia Católica, antes de escribir nada al respecto.

Debo reconocer, sin embargo, que a partir de algún momento (que no recuerdo), comencé a colocar en este blog entradas de otros blogs, que me parecían muy interesantes y que estaban muy bien escritas, por autores dignos de toda confianza, en cuanto a lo doctrinal,  y también en cuanto a la integridad de su propia vida personal.

De este modo, el número de artículos propiamente míos, de mi cosecha personal, ha ido decayendo. Digamos que me he entusiasmado tanto por lo que otros escriben que he pensado que si, en este blog, colocaba posts de esos otros blogs, así como enlaces a noticias de actualidad religiosa, de distintos medios, ello podía ayudar, aún más. 

Sin embargo, en honor a la verdad, debo decir que he optado por el camino más cómodo, pues supone menos esfuerzo (aunque lleve bastante tiempo) enlazar a otros que escribir personalmente, reflexionando todo cuanto se dice, para no incurrir en errores, por una parte; y por otra, hacerlo de modo tal que quien lea el artículo en cuestión salga con alguna idea importante en su mente.

De hecho, en mi otro blog «Il trovatore» me he dedicado, últimamente, a colocar vídeos de homilías diarias del Padre Santiago o de otros sacerdotes, de parecido estilo. No tenía tiempo para más. Al estar escribiendo en dos blogs tenía que elegir; y ha sido éste el blog al que le he dedicado más tiempo, lo cual ha ido -lógicamente- en detrimento del otro. Personalmente, y mirando desde la perspectiva que da el tiempo transcurrido, pienso que la separación del primer blog en dos fue un error. No es que sea nada grave, pues no tiene más trascendencia. Pero el lector también tiene que elegir y, evidentemente, se decidirá por aquel blog que le tenga más actualizado acerca de las noticias de actualidad eclesial, que es en eso en lo que se ha transformado este blog. El otro blog, que fue el primero, en realidad, surgió, sobre todo, con vistas a plasmar mis reflexiones personales.

Se preguntarán acerca del porqué de todo este tipo de elucubraciones. Y la razón es que he decidido, al menos por ahora, dedicarme a leer más y a adquirir una mayor formación; simultáneamente, aunque más espaciadas, iría  haciendo reflexiones en relación con lo que vaya leyendo. Esto como norma, porque entiendo que los hábitos adquiridos son difíciles de quitar.

Dichas reflexiones, de carácter doctrinal, básicamente, no se encontrarán en este primer blog, sino en el otro ... excepto si se trata de temas de candente actualidad. Ésa es mi idea, a día de hoy. Y espero mantenerla, aunque no descarto que vuelva al hábito de la comodidad, porque me conozco ... pero lo voy a intentar.

RESUMIENDO: 

- En este Blog colocaré tan solo aquellas entradas de otros Blogs que me parezcan de un interés relevante en lo concerniente a los problemas por los que atraviesa hoy la Iglesia.
- En general no colocaré posts diariamente, ni éstos serán tantos como hasta ahora.
- La sección de noticias destacadas será, probablemente, quincenal o mensual; y sólo de aquéllas que considero, en cierto modo, imprescindibles, pues no es bueno quedarse atrás, dado que el ritmo vertiginoso de noticias en la actualidad es impresionante, aunque, al final,  todas vienen a ser más de lo mismo.
- Hay algunas secciones, en las que comencé a escribir ; y me he quedado a medio. Intentaré acabarlas. Y continuaré también escribiendo acerca del tema del Silencio del Papa ante el Testimonio Viganò
- Aunque hay infinidad de páginas web de gran interés, a mi juicio, las que considero más fiables -indico sólo las que están en español- son:
Adelante la Fe (que incluye, traducidas al español, Rorate Caeli, The Remnant, Sí, si; no, no; y Correspondencia Romana),
Infovaticana, (En particular,  Specola, Aberasturi, Sandro Magister). Carlos Esteban escribe en la Gaceta, pero también en Infovaticana tiene artículos realmente interesantes, en general
Infocatólica,
Secretum Meum Mihi
Gloria TV
 - Si se conoce bien el Inglés podemos señalar
Life Site News
One Peter Five,
The Remnant
-------

Mis reflexiones personales y el aspecto doctrinal volverán de nuevo al Blog «Il Trovatore», aunque las entradas serán más esporádicas. De vez en cuando, introduciré alguna que otra charla u homilía del padre Alfonso Gálvez.


Con relación a los vídeos del padre Santiago Martín se pueden encontrar pinchando aquí

Pueden verse también los vídeos que subo a YouTube, que tratan sobre temas diversos.

Queda claro que cuanto digo aquí es una declaración de intenciones. Otra cosa distinta es que las cumpla ... ¡aunque lo intentaré!

José Martí

Charla a jóvenes, sobre la santidad

Padre Alfonso Gálvez Morillas

Duración 1:04:51

Una sociedad tanática, que pretende destruir las almas y no sólo los cuerpos de los niños, ante el silencio de los «Pastores»



Aborto y cosas vinculadas 
Que nuestra sociedad se está dirigiendo a su autodestrucción progresiva se ha advertido, no sólo por el tripudio de alegría por la victoria del “sí al aborto” en Irlanda el pasado 25 de mayo, como si la selección nacional de fútbol hubiese ganado, mientras que han sido condenados a muerte niños inocentes, sino también por la insistencia con la que en el último vértice del G7 en Canadá, finalizado el 9 de junio, fue reafirmada la necesidad de fomentar leyes sobre el aborto incluso hasta el noveno mes de embarazo, sin decir que – como es normal – en Estados Unidos, tras las limitaciones impuestas por Trump, se están recogiendo firmas para extender el aborto más allá del nacimiento, incentivando leyes pro “infanticidio” como no se haría ni siquiera con un gatito. ¿Y hasta qué mes como límite máximo se podría matar al neonato? ¿Dos, tres, cinco meses?
¡Pensad de que están estudiando alegremente también en las modalidades y límites para legalizar este “derecho” al infanticidio, mientras que alguien ha propuesto dejar “sine die” la fecha de muerte porque, si acaso el bebé llorón fastidiara a su mamá demasiado… podría eliminarse en cualquier momento, al menos hasta la edad en que no fuera el hijo quien pudiera matar a sus padres para “agradecerles” su amor!
Unas insanas ganas de muerte que se extienden hasta estos niveles de criminalidad del horror no puede sino ser de origen satánico, como se desprende de las palabras del exorcista padre Amorth, que afirmaba que todo aborto procurado es un sacrificio en honor de satanás, padre de la mentira y homicida. Tan es verdad, que están en increíble aumento los ritos satánicos, esoterismos y misas negras que prevén muchas veces incluso sacrificios humanos, como resulta a menudo del encontrarse pedazos de hueso y cadáveres en algunos lugares macabros y aislados de alguna zona de campo o de monte. 
El último crimen: la ideología de género
La última peor invención del diablo en absoluto (al menos hasta ahora, porque ya nos lo esperamos todo hoy) es la ideología de género, porque se mata al inocente en su alma imponiendo como obligación escolar desde la escuela infantil un recorrido en el que, mientras se explica que la diferencia sexual es un derecho a elegir a placer e incluso varias veces “reversible”, se dan al mismo tiempo en la escuela, como en un obsceno recorrido de iniciación esotérica, verdaderas lecciones de pornografía hetero, homo, etc., pero no siguiendo las instrucciones en libros sino “¡EN VIVO!”, esto es, con nudistas en clase que explican muchas cosas “interesantes” haciéndose tocar en su mismo cuerpo. Son cosas terribles, a las cuales los lobbies de los fuertes poderes intentan habituarnos como si fuera lo más normal de la vida, así como nos han habituado a aceptar a los gays, trans, bi, plus y todas las asquerosidades de este mundo de perversión y de locura que se convierte a menudo en homicida porque, cuando se pierde la total identidad y control sexual, uno se vuelve loco e incluso criminal.
Estos nuevos monstruos son los niños sin sexo, vestidos y maquillados de mujer con muchos tacones y minifaldas, a los cuales se les impide el desarrollo normal de su adolescencia inyectando hormonas de manera tal que son ellos mismos los que eligen lo que “querrán ser”, varones o mujeres o neutros, u hombre-gato u hombre-tigre, porque a este paso no hay límite. Obviamente con el bienestar de sus idiotas padres, que después los ven en las revistas (¡¡¡qué bonitos!!!). Cuando se supera el nivel impuesto por la madre naturaleza, que tutela nuestra salud psico-física por nuestro bien, ya no existe límite a la ciencia ficción más peligrosa y, mientras se rechaza a Dios, que es garante de nuestra sana inteligencia y felicidad, se acaba creyendo en todo, incluso en los elefantes que vuelan, cayendo en la categoría de los obtusos criminales.
¡Con la ideología de género ya no se ama! 
Con la locura de la teoría de genero lo que viene a faltar del modo más absoluto es precisamente la palabra que molesta al diablo por que le recuerda a Dios, que es ¡AMOR!
Con la ideología de género ya no existe el enamoramiento, ese periodo de la vida que te hace soñar con los ojos abiertos, deseando precisamente y sólo a ese hombre o esa mujer, porque comprendes que debe ser la compañera de tu vida en lo bueno y en lo malo, la persona con la que podrás dar la vida a tus hijos. Con la ideología de género, no sólo uno ya no se enamora, sino que no se practica ya ni siquiera el sexo, hablando vulgarmente.
Porque la indiferencia más total une a todos los que se dejan llevar a estas perversiones, los cuales, perdiendo su identidad, pierden la alegría de amar también físicamente al compañero/a según la naturaleza como es querido por Dios. En la práctica, la ideología de género crea hombres-robot teledirigidos por los fuertes poderes y siempre obedientes al dictador de turno. Con la ideología de género la inteligencia queda tan ofuscada que ni siquiera se podrá estar a la altura de asumir tareas de responsabilidad, de gobierno, de gestión y demás, porque uno se convierte sólo en un estúpido idiota, desde todos los puntos de vista. ¿En qué manos terminará este nuestro pobre mundo sin Dios, sin alma y sin ni siquiera cerebros? Y esto sin tener en cuenta otros graves crímenes contra la humanidad como el vientre de alquiler, la eutanasia, drogas libres, etc.
¿Quién se opone?
Al presentar los hechos cada vez más graves, inmorales, peligrosos para el bien de la sociedad y de la persona, ¿quién se opone? ¿Quién da la alarma? ¿Quién se preocupa? Alguna asociación comprometida como “Difendiamo i nostri figli”, guiada por el heroico dott. Gandolfini, o algún padre disperso aquí o allí ciertamente, tanto es así, que uno de ellos, un cierto Marcello Pamio, horrorizado por ciertos hechos que vio en una clínica de Londres, cerca de Oxford Street, donde van cada año más de 2.700 pacientes (casi todos niños o adolescentes), acompañados por padres idiotas, para cambiar de sexo, ha intentado poner en guardia también a los italianos, abriendo un sitio web de YouTube y presentando un vídeo con el título “IL GIURAMENTO”. 
Recientemente, con el nuevo gobierno Salvini, también el hon. Lorenzo Fontana ha defendido con valor la única familia verdadera constituida por un solo hombre y una sola mujer con vínculo de fidelidad y abiertos a la vida, mostrando el hecho de que cada uno en privado es libre de hacer de su vida lo que quiera, si no daña a los demás, (se las tendrá que ver de todos modos con Dios, añado yo), pero que no tenga la pretensión de llamar “familia” a cualquier aglomerado humano hecho de dos o más personas. Esto es una ofensa ante todo a la razón.
Oremos por ellos porque no tendrán una vida fácil desde el momento en que la contraparte no quiere aceptar las reglas de la democracia, sino que crea luchas cada vez más agresivas.
¿Y la Iglesia, los Obispos, el Papa?
En toda esta catástrofe que se está extendiendo como una mancha de aceite, en la que sólo falta que el castigo de Dios se abata sobre el hombre corrompido ya como en los tiempos del diluvio universal mandado por Dios porque la humanidad se había ya pervertida casi toda, exceptuados Noé y su familia, en este avanzar de avalanchas inmundas que están a punto de arrollarnos a todos, ¿dónde está la voz de la Iglesia, de los Obispos, del Papa? ¿de qué se preocupa el Vaticano y la Conferencia Episcopal Italiana con el card. Ravasi y Galantino y Bassetti a la cabeza?
Mientras la ciudad de Roma arde, sus señorías se permiten organizar eventos “culturales” como los desfiles de moda sacrílegos en el Vaticano usando paramentos sagrados sobre los cuerpos de escandalosas modelos que los han expuesto a su pública desacración y burla. Mientras Italia está colapsando, os preocupa sólo el desembarco de inmigrantes, pero con una insistencia tan maníaca que no tenéis ningún pudor de manifestar vuestra aversión a este gobierno precisamente porque está intentando atajar la plaga de la invasión de Italia por parte del extranjero. Pero ¿por qué no os los tenéis vosotros en el Vaticano? ¡Demasiado cómodo incentivar las llegadas y después descargarlas sobre nosotros italianos, sobrecargados de impuestos, préstamos, desahucios y de otras iniquidades que los precedentes gobiernos comunistas nos han descargado encima y ante los cuales os habéis siempre inclinado con un servilismo que da horror!
Ilustrísimos prelados, ¿de qué os ocupáis? 
¿De Jesucristo o de ecología? ¿De la salvación de las almas o de beneficios ilícitos? Quizá de petróleo y de las ganancias que se derivan de él, visto que habéis organizado un simposio en el Vaticano del 7 al 10 de junio con los más ricos petroleros. De vil dinero en la práctica os ocupáis, ganado incluso sobre la piel de aquellos pobres náufragos que al final pierden la vida por vuestra culpa. Y en cambio de animarles, como hacen sus heroicos Obispos locales, a los cuales va todo nuestro aplauso, para que no abandonen su tierra sino a permanecer allí para cultivarla y reconstruir ciudades y puentes para volverlas hermosas y habitables porque hay recursos, como hemos hecho nosotros italianos después de las dos desastrosas guerras, ¿qué hacéis vosotros del Vaticano y de la Conferencia Episcopal Italiana? Incentiváis la esclavitud, la lucha social, la globalización del mundo, a fuerza de querer mezclar todas las razas contra el querer de Dios, el cual, como vemos en el episodio de la Torre de Babel, de un solo aglomerado humano ingobernable, anónimo, tosco e incivilizado, quiso dividir la humanidad por grupos de pueblos, por naciones, con la finalidad de hacer la vida social gobernable, segura, alegre, con leyes que tutelan los derechos de sus propios ciudadanos, donde el libre y pacífico intercambio entre Estados pudiera acontecer bajo la insignia del respeto de la soberanía propia y ajena y de las propias y ajenas diferencias culturales, económicas, sociales, ambientales, tradicionales, etc.
Esto quiso Dios desde los tiempos del Antiguo Testamento y esto sancionó Su Hijo Jesucristo al venir al mundo para confirmar estas diferencias desde el punto de vista social (dad al César lo que es del César…) pero al mismo tiempo para hacer de toda la humanidad “una sola cosa” por medio de su sacrificio en la cruz, donde todas las razas y distinciones diferentes se encuentran unidas en una sola fe, en un solo bautismo, en una sola esperanza, la de la vida eterna porque al final todos estamos destinados a ir allí, a nuestro encuentro personal y colectivo con Jesucristo, que juzgará nuestras obras, nuestras buenas y malas intenciones y las pagará con la vida eterna o con la condena eterna. Nos guste o no, esta es la única Verdad para todos los hombres de todo el mundo, verdad que estáis pisoteando para poner en evidencia sólo pretextos humanos de baja altura.
Pero vosotros, ilustrísimos Prelados, ¿creéis todavía en la Vida Eterna? ¿En el Juicio de Dios? ¿En el Infierno para quien no es fiel y ha recibido tantos talentos como vosotros? ¿En la belleza de la Palabra de Dios, que llena el corazón de alegría y de felicidad incluso en esta tierra para quien la vive hasta el fondo? ¡Pobres! ¡Qué pena veros escarbar como las gallinas mientras que podríais y deberíais volar con alegría como las águilas hasta las más altas cimas de la santidad para mostrar a todos hasta qué niveles de maravillas materiales y espirituales puede llegar el hombre si es sostenido por la única, maravillosa Fe Católica en “Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo”!
Ps
(Traducido por Marianus el eremita /Adelante la Fe)

Noticias varias 28 al 30 de septiembre de 2018 (Tempestad en Argentina a causa de Francisco, de nuevo Viganò, Rueda de prensa en vuelo de regreso a Roma, Iglesia China, etc)



GLORIA TV

“DER SPIEGEL” y las coberturas de los abusos en Argentina en tiempos de Bergoglio. una investigación de 19 páginas.

Antaño tierra de María, España es hoy tierra de impiedad – la solución? - por Javier Navascués


Francisco niega la realidad – ¿El caso del padre Inzoli “nunca” ocurrió?

Nueva tempestad sobre el papa Francisco. Desde su Argentina (Sandro Magister)

La Civiltà Cattolica: Francisco es víctima de una conspiración

IL SETTIMO CIELO

Viganò acto segundo. Mientras,  Francisco calla, o habla en código

VATICANO

Rueda de prensa del Santo Padre durante el vuelo de regreso del viaje apostólico a Lituania, Letonia y Estonia (22-25 de septiembre 2018), 26.09.2018

INFOCATÓLICA

La familia de Franco le enterrará en la Catedral de la Almudena si se exhuman sus restos del Valle de los Caídos

SECRETUM MEUM MIHI

El Vaticano y China negocian sobre la suerte de los Obispos que han permanecido fieles a Roma

En menos de una semana Francisco pasa de decir «Yo soy el diablo»  a  «Recen el rosario por la Iglesia, atacada por el diablo» 

El cardenal Schönborn se imagina ordenando diaconisas

CHURCH MILITANT

Pontifical Secrecy: Was Viganò authorized to break It?
Selección por José Martí

La pelota está en el tejado del Papa, no de Ouellet (Carlos Esteban)



Lo más novedoso de la última carta del (todavía) Arzobispo Carlo Maria Viganò es su llamamiento al Cardenal Ouellet, de quien dice que posee las pruebas de lo que Viganò alega, para que hable y cuente lo que sabe del caso.
«Me gustaría hacer un llamamiento especial al Cardenal Ouellet, porque como nuncio siempre trabajé en gran armonía con él, y siempre tuve gran estima y afecto hacia él» , dice Viganò en su última carta, en la que se reafirma en todo lo que ha revelado hasta la fecha. Y concluye: «Su Eminencia, antes de irme a Washington, usted fue quien me contó las sanciones del Papa Benedicto sobre McCarrick. Tiene a su disposición documentos clave que incriminan a McCarrick y a muchos en la Curia, por sus encubrimientos. Su Eminencia, le insto a que testifique la verdad» .
El ‘encargo’ pone en un verdadero brete al cardenal canadiense Marc Ouellet, presidente de la Comisión Pontificia para América Latina y, cuando Viganò era nuncio en Estados Unidos, prefecto para la Congregación de los Obispos, en el caso de que haya algo de verdad en lo que denuncia Viganò en su célebre testimonio.

Ouellet está, como cualquier miembro de la Curia, sujeto al muy solemne secreto pontificio. También lo estaba, naturalmente, Viganò, que aprovecha esta última carta para justificarse en este sentido, asegurando que

“el objetivo de cualquier secreto, incluido el secreto pontificio, es proteger a la Iglesia de sus enemigos, no ocultarla y convertirse en cómplice de los crímenes cometidos por algunos de sus miembros. Fui testigo, no por mi elección, de hechos impactantes y, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica (2491), el sello del secreto no es vinculante cuando un daño grave puede evitarse únicamente al divulgar la verdad”.
Bien, ése es el discernimiento de Viganò, pero no tiene que serlo el de cualquier otro implicado. La necesidad de obediencia en el seno de la Iglesia, más aún a estos niveles, presume que el inferior no debe juzgar las decisiones del superior, ya que si todo dependiese de su juicio particular, la obligación solemne de secreto carecería de sentido.

Más aún si se trata del Papa, sucesor de San Pedro y Vicario de Cristo, es más que arriesgado valorar por cuenta propia cuándo una de sus decisiones supone “un crimen”, por usar las palabras de Viganò.

Aún más, la decisión de Francisco de levantar una sanción que, si existió, fue reservada y secreta, entra perfectamente dentro de la autoridad discrecional del Pontífice, se juzgue sabia o no, más cuando se trata de un clérigo retirado de sus funciones jerárquicas y al que Francisco encargó misiones puntuales confiando en una habilidad diplomática que nadie ha puesto en duda. Y, por último, que no había sido acusado todavía de un delito perseguible penalmente.

Todo lo cual nos lleva a concluir que Ouellet puede tener una apreciación del secreto pontificio distinta a la de Viganò y discernir en buena conciencia que debe mantenerlo, por ser fiel a su juramento y por el bien de la Iglesia.

No es Ouellet el que debe hablar. Es el Papa. Es él quien está libre de todo juramento de secreto y, sobre todo, quien tiene plena potestad para abrir todos los archivos y presentar todos los documentos, no sólo los que conserva el cardenal canadiense.

Su Santidad acaba de hacer público un comunicado en el que pide a todos los fieles que recemos a diario el Santo Rosario y la Oración al Arcángel San Miguel instituida por León XIII, “para defenderla de los ataques del maligno, el gran acusador”, una iniciativa digna del Santo Padre y muy necesaria en estos tiempos convulsos para la Iglesia.
Ese ‘gran acusador’ ha sido el protagonista de varias homilías papales en Santa Marta desde que volvió del Encuentro Mundial de las Familias en Irlanda o, lo que es lo mismo, desde que se hizo público el Testimonio Viganò. Dibuja en ellas al Diablo no tanto como sembrador de mentiras sino como revelador de íntimos pecados, con el fin de escandalizar y dividir. Es, sin duda, una interpretación novedosa, y nuestra doctrina moral prevé una figura, la difamación, que condena dañar el buen nombre de alguien divulgando pecados atribuidos a la persona, aunque sean ciertos.

Pero ya hemos pasado esa fase. Ya no hay protección en el silencio y difícilmente bien alguno, no sólo porque ha sido el silencio el que ha permitido que crezca y medre esta cultura de encubrimiento y abusos, sino porque las acusaciones están hechas, son públicas, son verosímiles y dividen y desconciertan a los fieles.

El Papa tiene en su mano acabar con esta agonía, de un plumazo. Puede desmentir a Viganò, sacar a la luz todas las pruebas que desenmascaren las mentiras o, en su caso, los errores de juicio o de hecho del arzobispo.

Y si el núcleo de cuanto cuenta Viganò es cierto, nadie podría acusar al Santo Padre de mentir, bien al contrario: su negativa a defenderse (“qui tacet consentire videtur”) o a contradecir las acusaciones e incluso su insistencia homilética sobre el Gran Acusador que ataca y escandaliza con la verdad apuntan a algo parecido a un admisión.

El Papa podría abrir esas ventanas y dar ejemplo de esa transparencia que siempre ha dicho querer para la Iglesia dando acceso a la evidencia disponible. Puede lamentar que Viganò haya faltado a su juramento, puede apuntar errores y juicios de valor que resulten temerarios y poco caritativos. Y, en última instancia, defender su rehabilitación parcial de McCarrick en base a la misericordia.

El Papa podría acallar así a los acusadores, dar un ejemplo valeroso de transparencia para toda su grey, especialmente para sus pastores, y mostrar una prueba de humildad que sería una lección para todos.

Pero mantener el silencio -que ya no es tal, sino cacofonía de voces- no sirve ya a otro fin que a la división y al desconcierto de los fieles.

Carlos Esteban

Roberto de Mattei y el Vaticano II; Sínodo de los jóvenes; Santo Rosario (Specola)



El profesor Roberto De Mattei es ampliamente conocido por los lectores de lengua italiana. Gracias a la impagable tarea de ‘Homo legens’ podemos tener en español su ‘Concilio Vaticano II, una historia jamás escrita’. Es la traducción de su obra Italiana de similar título. Recomendamos vivamente su lectura. Se centra en aspectos históricos y no entra en los documentos conciliares sino en los hechos que han rodeado el último concilio de la Iglesia Católica. Al profesor De Mattei debemos nuestra convicción de que estamos en las últimas coletadas de los efectos conciliares. Para la práctica totalidad de los que componemos la Iglesia Católica el Concilio Vaticano II es un hecho histórico que no hemos vivido pero que explica muchas de las cosas que estamos todavía viviendo. Es una visión distinta, de un historiador, que sin dura abrirá nuevos horizontes en la comprensión de un hecho significativo en la historia bimilenaria de la Iglesia.

No cabe duda de que estamos viviendo un fin de periodo; esto no puede seguir así mucho tiempo, en la historia de la Iglesia y de la sociedad, de la que no podemos ser ajenos. Los aires del 68 trajeron cambios de mentalidad y pensamiento también en el seno de las confesiones religiosas. Este periodo y sus ideas están agotados y en mucho casos han demostrado un fracaso estrepitoso en sus intentos de cambiar la sociedad

En los que nos toca a nosotros es indudable que vivimos una de las crisis más serias de la Iglesia Católica y de la que su salida se presenta complicada. La profunda y generalizada crisis vocacional hace que nos enfrentemos a la extinción de la Iglesia como la conocemos en muchos ámbitos geográficos y sociales. Tampoco podemos olvidar que las crisis son el preámbulo de un nuevo periodo, que no acertamos todavía a descubrir, pero que no dudamos que ya ha nacido y está creciendo.

Desde estás lineas hemos defendido que los dos problemas a los que se enfrenta la iglesia son la corrupción financiera y moral, sin duda muy unidos entre ellos. La profunda crisis que estamos viviendo de corrupción en toda la cadena de mando hace que toda esta generación sea incapaz de salir del hoyo en el que ellos mismos y sus fracasados principios nos han metido. Por simplificarlo en pocas lineas, si seguimos los postulados del 68 y sus consecuencias, simplemente la iglesia desaparecerá. A los 80 años de edad es muy difícil reconocer un fracaso, sobre todo si se continúa mandando, y la prueba más evidente es que los jóvenes, ni manipulados, quieren perder su vida en caminos tan absurdos.
-------

El aumento del número de noticias desde la bomba Viganò es evidente y es posible que estemos viendo antes nuestros ojos como lo que estaba muerto simplemente se está descomponiendo. Viganò y sus consecuencias siguen adelante; por ahora sin nuevos datos nuevos significativos.
-------

Terminamos con la que nos parece la intervención más importante del Papa Francisco de los últimos tiempos. El humo de Satanás sigue presente dentro de la Iglesia también de los tiempos de primaveras y puertas abiertas. La presencia de tanto arco iris y de confesiones ecológicas no parece que hayan expulsado a tan persistente e ingrato intruso. El remedio es el de siempre: el demonio no cambia y las armas contra él tampoco. 

El Papa Francisco nos pide que recemos en el mes del rosario por esta intención: que no dude que lo hacemos, incluso fuera de octubre. El sínodo de jóvenes se desarrolla del 3 al 28 de octubre y,  aunque no hemos visto el rezo del rosario como prioridad en el ‘ instrumentum laboris’, suponemos que se seguirán con gozo las indicaciones del pontífice y se rezará completo, en sus tres partes, y con mucha devoción todos los días para expulsar de una vez el demonio de la Iglesia. Sólo con está sencilla recomendación viviríamos un sínodo muy distinto: si es con el Santísimo expuesto y  el exorcismo a San Miguel, también recomendado por el pontífice, ya tocamos el cielo. Las cosas son más sencillas de los que parecen si se quieren entender. El rosario venció a los musulmanes en la batalla de Lepanto y no dudamos que nos sacará de ésta y de muchas más que vendrán.

“Uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí” (Mc 9, 39)

Specola

En la competición con el Vaticano, China es quien manda




 Todos los artículos de Settimo Cielo en español

*

Al gesto del Papa Francisco, que el mismo día de la firma del acuerdo con China, ha absuelto de la excomunión a los siete obispos que el partido comunista había instalado por la fuerza sin la aprobación de la Santa Sede, las autoridades chinas han respondido designando ellos mismos a los dos obispos que irán a Roma para participar en el inminente sínodo mundial:

> Vescovi cinesi potranno prender parte al prossimo Sinodo

Es la primera vez que esto sucede, y la decisión parece una muestra de lo que sucederá con los futuros nombramientos episcopales, en base al acuerdo estipulado entre las dos partes. Un acuerdo cuyos contenidos no se han hecho públicos, pero que, evidentemente, no es igual para las dos partes.

Mientras en el pasado, primero en 1998 y después en 2005, los obispos chinos invitados a los sínodos de aquellos años, en el primer caso por Juan Pablo II y en el segundo por Benedicto XVI, nunca obtuvieron la autorización para ir a Roma, hoy, en cambio, ha ocurrido lo contrario. Han sido las autoridades de Pekín quienes han designado a los obispos que había que enviar al Sínodo, y Roma no ha puesto objeciones. Wang Zuo’an, director de la administración estatal para los asuntos religiosos ha sido el alto funcionario chino que ha hecho pública su designación.

Los dos elegidos son Juan Bautista Yang Xiaoting, obispo de Yan’an-Yulin, y José Guo Jincai, obispo de Chengde. Ambos son, desde hace tiempo, docilísimos ejecutores de la voluntad de las autoridades chinas, y el segundo –uno de los siete absueltos de la excomunión– es también secretario general de la pseudo conferencia episcopal china, de la que siguen sin poder formar parte los obispos llamados “clandestinos”, es decir, en comunión con Roma pero no reconocidos por el régimen.

Hoy, los obispos “clandestinos” conocidos son 17, de los cuales 7 tienen mucho más de 75 años. Y dos de ellos se encuentran ahora flanqueados en las respectivas diócesis por dos de los obispos de nombramiento gubernativo amnistiados por el Papa los días pasados. En la diócesis de Shantou, el obispo “clandestino” tiene 87 años y podrá ser sustituido fácilmente. Pero en la de Xiapu-Mindong el obispo “clandestino” Vicente Guo Xijin, de 56 años, deberá ceder el paso al rival Vicente Zhan Silu, obedeciendo al “sacrificio” que le ha pedido el Vaticano ya desde el invierno pasado. También esto confirma cómo el régimen chino se encuentre en ventaja sobre la parte contraria.

De todos los obispos actualmente presentes en China –de los que el Anuario pontificio calla los nombres, salvo los de Hong Kong y Macao–, Settimo Cielo ha ofrecido el pasado febrero un organigrama razonado, en base al muy informado libro del vaticanista Gianni Cardinale, publicado a inicios de este año por la Libreria Editrice Vaticana:

> Obispos chinos ilegítimos, oficiales, clandestinos… A quién premia Francisco y a quien no

Pero hay que añadir que respecto a la diócesis de Ningbo, cuyo último obispo conocido, llamado Hu Xiande, “clandestino”, ha muerto el 25 de septiembre de 2017, la Santa Sede se ha limitado a comunicar que « el sucesor ha tomado posesión de la diócesis» : signo de que ahí debe haber ahora un nuevo obispo, tampoco reconocido por el gobierno chino, pero cuya identidad no ha sido revelada.

Una última anotación se refiere al extraño caso del octavo obispo al que el Papa Francisco ha retirado la excomunión el pasado 22 de septiembre, no ya como vivo, sino una vez muerto.

En el acto papal de la revocación de la excomunión está escrito que este obispo, Antonio Tu Shihua, franciscano, fallecido el 4 de enero de 2017, « antes de morir había expresado el deseo de reconciliarse con la sede apostólica» .

“L’Osservatore Romano” no publicó la necrológica de este obispo, como era normal hacer con cada obispo ilegítimo fallecido sin haberse reconciliado con la Iglesia ... ni públicamente, ni en el foro interno.

Hay dos posibles explicaciones de su absolución “post mortem”, concedida por el Papa Francisco los días pasados. O la Santa Sede ha sabido sólo mucho tiempo después de la muerte su deseo de reconciliación, o el gobierno chino ha exigido de Roma su rehabilitación póstuma. Y la ha obtenido.

Sandro Magister