BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



miércoles, 27 de septiembre de 2023

Homilía de hoy | Memoria de San Vicente de Paúl | 27-09-2023 | P. Santiago Martin FM



Duración 9:33 minutos

Comunicado de prensa sobre el inicio del proceso penal extrajudicial a monseñor Viganó por el delito de cisma (Art. 2 SST; can. 1364 CIC)


El Dicasterio para la Doctrina de la Fe me comunicó, con un simple correo electrónico, el inicio de un proceso penal extrajudicial contra mí, con la acusación de haber cometido el delito de cisma y acusándome de haber negado la legitimidad del «Papa Francisco» , de haber roto la comunión «con Él» y de haber rechazado el Concilio Vaticano II. Soy convocado al Palacio del Santo Oficio el día 20 de junio, personalmente o representado por abogado. Supongo que la sentencia también está lista, dado el juicio extrajudicial.

Considero las acusaciones formuladas en mi contra como una razón de honor. Creo que la propia redacción de los cargos confirma las tesis que he defendido repetidamente en mis intervenciones. No es casualidad que la acusación contra mí se refiera al cuestionamiento de la legitimidad de Jorge Mario Bergoglio y al rechazo del Vaticano II: el Concilio representa el cáncer ideológico, teológico, moral y litúrgico del que la "Iglesia sinodal" bergogliana es una metástasis necesaria.

Es necesario que el Episcopado, el Clero y el pueblo de Dios se cuestionen seriamente si es consistente con la profesión de la fe católica presenciar pasivamente la destrucción sistemática de la Iglesia por parte de sus líderes, exactamente como otros subversivos están destruyendo la sociedad civil. El globalismo exige un reemplazo étnico: Bergoglio promueve la inmigración incontrolada y pide la integración de culturas y religiones. El globalismo apoya la ideología LGBTQ+: Bergoglio autoriza la bendición de las parejas homosexuales y obliga a los fieles a aceptar la homosexualidad, al tiempo que encubre los escándalos de sus protegidos y los promueve a los más altos cargos de responsabilidad. El globalismo impone la agenda verde: Bergoglio venera al ídolo de la Pachamama, escribe delirantes encíclicas sobre el medio ambiente, apoya la Agenda 2030 y ataca a quienes cuestionan la teoría del calentamiento global antropogénico. Va más allá de su papel en cuestiones estrictamente científicas, pero siempre y sólo en una dirección, diametralmente opuesta a lo que la Iglesia siempre ha enseñado. Impuso el uso de sueros genéticos experimentales, que provocaron gravísimos daños, muertes y esterilidad, calificándolos de "un acto de amor", a cambio de financiación de las industrias farmacéuticas y fundaciones filantrópicas. Su total acuerdo con la religión de Davos es escandaloso. Allí donde los gobiernos al servicio del Foro Económico Mundial han introducido o extendido el aborto, promovido el vicio, legitimado las uniones homosexuales o la transición de género, alentado la eutanasia y tolerado la persecución de los católicos, no se ha dicho una palabra en defensa de la Fe o de la Moral amenazadas, en apoyo a las batallas civiles de muchos católicos abandonados por el Vaticano y los obispos. Ni una palabra para los católicos perseguidos en China, gracias a la Santa Sede que considera los miles de millones de Beijing más importantes que la vida y la libertad de miles de chinos fieles a la Iglesia romana. En la "Iglesia sinodal" presidida por Bergoglio no se observa ningún cisma ni por parte del episcopado alemán ni por parte de los obispos nombrados por el gobierno y consagrados en China sin el mandato de Roma. Porque su acción es coherente con la destrucción de la Iglesia y, por tanto, debe ser ocultada, minimizada, tolerada y, en última instancia, alentada. En estos once años de "pontificado" la Iglesia católica ha sido humillada y desacreditada sobre todo por los escándalos y la corrupción de los dirigentes de la Jerarquía, totalmente ignorada mientras el más despiadado autoritarismo vaticano hacía estragos en los fieles Sacerdotes y Religiosos, pequeñas comunidades de tradicional Monjas, comunidades vinculadas a la misa latina.

Este celo unidireccional recuerda el fanatismo de Cromwell, típico de quienes desafían a la Providencia con la presunción de saberse finalmente en la cima de la pirámide jerárquica, libres de hacer y deshacer lo que quieran sin que nadie se oponga. Y esta obra de destrucción, este deseo de renunciar a la salvación de las almas en nombre de una paz humana que niega a Dios no es una invención de Bergoglio, sino el objetivo principal (e indescriptible) de quienes utilizaron un Concilio para contradecir el Magisterio católico. y comenzar a demoler la Iglesia desde dentro, en pequeños pasos, pero siempre en una sola dirección, siempre con tolerancia indulgente o inacción culpable, si no con la aprobación explícita de las Autoridades romanas. La Iglesia Católica fue ocupada lenta pero seguramente y Bergoglio recibió la tarea de convertirla en una agencia filantrópica, la “iglesia de la humanidad, de la inclusión, del medio ambiente” al servicio del Nuevo Orden Mundial. Pero ésta no es la Iglesia católica: es su falsificación.

La dimisión de Benedicto XVI y el nombramiento por parte de la mafia de San Galo de un sucesor en línea con los dictados de la Agenda 2030 deberían haber permitido -y de hecho permitieron- que el golpe global se gestionara con la complicidad y la autoridad de la Iglesia de Roma. Bergoglio es para la Iglesia lo que otros líderes mundiales son para sus naciones: traidores, subversivos, liquidadores finales de la sociedad tradicional y seguros de la impunidad. El vicio del consentimiento ( vitium consenso ) por parte de Bergoglio al aceptar la elección se basa precisamente en la evidente ajena de su gobierno y acción docente respecto de lo que cualquier católico de cualquier época espera del Vicario de Cristo y del Sucesor del Príncipe del Apóstoles. Todo lo que hace Bergoglio constituye una ofensa y una provocación a toda la Iglesia católica, a sus santos de todos los tiempos, a los mártires asesinados en odium Fidei , a los Papas de todos los tiempos hasta el Concilio Vaticano II.

Esto es también y principalmente una ofensa a la divina Cabeza de la Iglesia, Nuestro Señor Jesucristo, cuya sagrada autoridad Bergoglio ejerce en detrimento del Cuerpo Místico, con una acción demasiado sistemática y coherente para parecer el resultado de una mera acción. incapacidad. En la obra de Bergoglio y su círculo se hace realidad la advertencia del Señor: guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero que por dentro son lobos rapaces (Mt 7, 15). Con ellos tengo el honor de no tener ni querer ninguna comunión eclesial: lo suyo es un lobby, que oculta su complicidad con los amos del mundo para engañar a muchas almas e impedir cualquier resistencia al establecimiento del Reino del Anticristo.

Frente a las acusaciones del Dicasterio, pretendo, como Sucesor de los Apóstoles, estar en plena comunión con la Iglesia católica apostólica romana, con el Magisterio de los Romanos Pontífices y con la ininterrumpida Tradición doctrinal, moral y litúrgica que ellos han conservado fielmente.

Repudio los errores neomodernistas inherentes al Concilio Vaticano II y al llamado "magisterio posconciliar", en particular en materia de colegialidad, ecumenismo, libertad religiosa, estado laico y liturgia.

Repudio, rechazo y condeno los escándalos, errores y herejías de Jorge Mario Bergoglio, quien manifiesta un manejo del poder absolutamente tiránico, ejercido contra el fin que legitima la Autoridad en la Iglesia: autoridad vicaria de la de Cristo, y como tal. debemos obedecerle sólo a Él. Esta separación del Papado de su propio principio legitimador que es Cristo Pontífice transforma el ministerium en una tiranía autorreferencial. Con esta "Iglesia bergogliana", ningún católico digno de ese nombre puede estar en comunión, porque actúa en clara discontinuidad y ruptura con todos los Papas de la historia y con la Iglesia de Cristo.

Hace cincuenta años, en ese mismo Palacio del Santo Oficio, el arzobispo Marcel Lefebvre fue citado y acusado de cisma por haber rechazado el Vaticano II. Su defensa es mía, sus palabras son mías, sus argumentos son míos ante los cuales las autoridades romanas no pudieron condenarlo por herejía, debiendo esperar a que consagrara algunos obispos para tener el pretexto de declararlo cismático y revocar su excomunión cuando ahora estaba muerto. El patrón se repite incluso después de diez décadas de haber demostrado la elección profética de Monseñor Lefebvre.

En estos tiempos de apostasía, los católicos encontrarán en los Pastores fieles al mandato recibido de Nuestro Señor un ejemplo y un estímulo para permanecer en la Verdad de Cristo.

Depositum custodios , según la exhortación del Apóstol: a medida que se acerca el momento en que tendré que dar cuenta al Hijo de Dios de todas mis acciones, pretendo perseverar en el bonum certamen y no dejar de dar el testimonio de la fe que Se requiere de quien es honrado como Obispo de la plenitud del Sacerdocio y constituido Sucesor de los Apóstoles.

Invito a todos los católicos a orar para que el Señor venga en ayuda de Su Iglesia y dé valor a aquellos que son perseguidos por su Fe. + Carlo Maria Viganò, Arzobispo
20 de junio de 2024, S.cti Silverii Papæ et Martyris
B.ti Dermitii O'Hurley, Episcopi et Martyris